Caminaré.

max ernst

Caminaré
Caminaré hasta que los pasos sangren
Y la saliva se escurra en las entrañas
Caminaré hasta que duela
Y no me pueda devolver.

Caminaré
Caminaré hasta que el suelo tiemble
Y todos sepan que me fui
Y yo sepa que me fui
Y sepa que ya no se podrá
Volver.

Caminaré
Caminaré con los labios ensangrentados
Con la risa estrujada
Y la quijada destartalada en llamas
Caminaré mientras todos se detienen
Caminaré hasta que el sol barra a Dios
Y sólo quede yo,
Mirando de reojo
Meando grandes chorros de licor.

Caminaré
Caminaré y los dejaré atrás
Los dejaré en sus cubículos
En su vida vertical
Y yo seguiré
El rumbo hacia mi camino
Transversal
De derechas e izquierdas
Que sólo llevan
A la libertad.

Los dejaré
Los dejaré cuando todos me griten
Y el mundo tiemble sin saber
Qué fue
¡Qué bien!
Y yo seguiré
Caminando
Dejando,
Los campos de mierda
De neón fluorescente
De gargantas apretujadas
Sin un trago que las lleve
A la calma.

Me iré cuando todos lo sepan
Y a nadie le duela.

Ya puedo hacerlo.
Aprieto el botón.

Nada cambia,
O cambiará.

Ring fantasma.

Escupiendo veneno se quiebra mi lengua
Ya la saliva no aguanta
Está cargada, rancia, demasiado pesada
Y aún tengo palabras para tirar.

Mis ojos, perdidos
Difuminando rayos de luz que se pierden en la noche
En un antro que poco vale
Revolviendo el rojo con el amarillo Y formando un collage de atisbos
De recuerdos que se vierten bien adentro
Y que ya no quieren mirar para delante
A la noche que está oscura y ya no se puede caminar

Perdido bien adentro.

Mis pasos son las garras de metal de la máquina
Que está oxidada y no tiene quien la mantenga
“Falta poco, falta poco” me repito
Tocaré el suelo, no podré pararme
¡Mierda, no es mi casa! ¡la billetera, los papeles! ¡Mierda, aquí no va a ser!
Rompo el piso, deslizo, caigo.

No oigo, la música está muy dura
Y pienso en diálogos pasados
Conversaciones extraviadas en la memoria
Mentiras contadas para calmar las ansias
¡Ya será mañana, tranquilo! ¡hay que llegar, este no es lugar para morir!
En el suelo, mis pies son tentáculos fuera del agua
Resbalan
Mis ojos ven negro y rojo, amarillo erosionado
Rostros agolpados, burlones, con muecas de arrogancia
¿Si es esto? ¿Si es aquí?
Y no oigo nada, sólo viejas palabras que ya se fueron
Que nunca se llevó el viento, soplé en dirección contraria
La saliva se me escurre, aún tengo palabras
Aún tengo rabia.

Me levanto, me limpio la sangre que escurre
Sonrío, me llevo mi copa
¡A la mierda con todos! ¡Mejores golpes me he llevado!

En el ring de mi vida
No tengo esquinas
Y el entrenador ya no me grita
Caigo, me levanto, aguanto
Golpeo al aire, al enemigo no veo
Caigo, me levanto, aguanto
Golpeo los días
Se quiebran mis huesos
Sonrío,
Escupo al suelo
Aún no he perdido, en el suelo y bien jodido
Me queda mi jab, aún hay un golpe que puedo lanzar

Esta pelea podré ganar.

Precario poema sobre la risa.

“Sonreír para joderme a las penas
Para burlarme del mundo que enferma
Para sentirme un poco menos mierda y para ser  cabrón” Konsumo Respeto.

Sonríe hasta que estés sobrio
Hasta que te crujan los dientes
Y se desfonde la garganta
Sonríe hasta que el licor parezca una mentira
Y el mundo adquiera otro color.

Sonríe hasta que estés sobrio
Hasta que olvides los males, las penas,
El mundo con toda su mierda
Sonríe hasta que dejes de sentirte cojo
Y tus pies no fallezcan ante el choque con el asfalto.

Sonríe hasta que estés sobrio
Cuando ya todo el mundo está dormido
Y eres el único loco, malherido
Que desfonda las botellas
Y se ríe de su trabajo, de su mujer, de su vida poco sincera.

Alcemos una voz en alto
Riamos hasta que la saliva se cuele seca
Tras los dientes, hasta que el aliento sea rancio
Y todo el mundo nos mire como unos despojos
Porque estamos tristes
Pero aún nos quedan instantes
De rebeldía, de redención
Sonríe como si no estuvieses en la calle
Que allí sólo hay máquinas, es tierra de nadie.