Piel canela.

Serena vida lleva,
Aquella que su piel morena reposa en la arena,
Y su boca el sol no quema,
Porque en ella se baña, el que no teme a la marea,
Fuertes y tersos labios,
Para ella, la que a la brisa desborda,
Entre suspiros, entre aquel hachís que le sale y que provoca,
Respira el momento,
Mirando para afuera y riendo para sus adentros,
Y es que ella lo sabe,
Lo que todos hablan y es miel me sabe,
Que su risa se aleja entre el paisaje,
Siendo este aprendiz de poeta su fiel salvaje,
Encontrando en el ébano de su cabellera,
Refugio para sus noches en vela.

Se resguarda entre sonrisas,
Desdeñando la avaricia y frías caricias,
De aquellos que no la merecen,
Esos que su cuerpo su tacto no estremece,
Nada con prisa, se pierde en el mar,
Morena que mi vida supo conquistar.

Advertisements

¿ Y qué quieres de mi?…

¿ Y qué quieres de mi?, cuando la luna me sonríe y en ella no encuentro consuelo, desabrocho el cerrojo, pero más allá de la noche no te veo. ¿Y qué quieres de mi?, si en la vida pocos lamentos tengo, hasta que tu sonrisa se asoma: señalando un nuevo día, descansando entre la torpeza de las calles, reposando bajo la luz que sólo  a nosotros ve.

Nado entre impares, contra-corriente, buscando la manera de volverte a encontrar, como si en el mar hubiese destino, como si en la bruma la vida fuese mucha, nadando, nadando. Buscando un lugar donde verte, aquel sitio en el que seamos amantes, con el súbito calor de cada beso, con el leve tiemble de los cuerpos.

¿Y qué quieres de mi?, si en ti descansa mi realidad. Si tan sólo quisiera deslizarme en tus sábanas y acariciar tu oscuro cabello, aquel que manso descansa en mi pecho, pero que rebelde golpea las tristezas, desprendiéndose como un látigo. ¿ Y qué quieres de mi?, si en tus ojos negros descansan recuerdos, de las pocas noches en que te he pensado, porque del tiempo no me confío: corre rápido en la belleza, pero lento entre la miseria. Como un niño tras su madre, va rápido en el juego, pero se aleja en el tormento.

¿ Y qué quieres de mi?, si en este momento tu piel morena anhelo, entre el gris oscuro de estas paredes, que ya no huelen, pero te sienten. ¿Y qué quiero yo de ti?, si las lágrimas me has secado, y entre las estrellas del desierto, mi corazón has rozado…