Un momento cualquiera

edward-hopper-casa-al-anochecer

Hoy he perdido y me reído
De mí mismo,
He perdido para recordarlo,
He visto mi rostro al entrar en la sala
De blancas paredes y rostros complacientes.

He tenido miedo de no lograrlo,
He sido temeroso de mis palabras.
He renegado de lo que no sabía,
Y los he visto a ellos, mirarme a los ojos,
Saben que estoy equivocado,
Olvidan la cara de esos
Que no esperan nada.

Hoy he perdido y no he entendido,
Por más que fallo no lo
Comprendo,
Las palabras se escupían solas
Y yo sabía que no había manera,
Que todo estaba escrito,
Que el balbuceo era sólo la postergación
De la derrota definitiva.

He sentido mi garganta crepitar
Ante rostros complacientes,
De gente que no conozco,
De gente que no entiendo,
De gente que es feliz,
De gente a quien
No le importo.

Ellos han sabido decidir por mí
En una sala blanca,
De techo bajo,
De rostros anodinos
Y sonrisas temblorosas,
Ellos lo saben:
Lo han vivido muchas veces,
Y olvidan con desinterés.

Fueron testigos de mi derrota
De una derrota como cualquier
Otra,
De una pérdida como la de cualquier
Día,
De un instante más
Que está llamado
A repetirse.

No lo saben,
No les es importante.
Han visto eso muchas veces,
Entienden que es así,
Para ellos nadie gana
Y todo se decide allí:

Es parte de la vida.
Están para eso,
Mientras no escucho
Mis palabras
Y sé que sigo
Justificándome ante
La mancha blanca,
Que se burla en la pared.

Vida entre paredes (En esta casa)

Edward-Hopper-Wallpaper-

Hay vida en esta casa.
Hay gente que duerme,
Y otros que se pierden
Entre las sombras y la luna.

En esta casa,
Hay sueños que reclaman ser vividos,
Aspiraciones que gimen,
Vidas que nunca serán llevadas,
Rezos que no llegan a nadie
Sonrisas que se pierden en nada.

En esta casa,
Una generación se debate
Entre la indecisión y el silencio.
El peso de los días
Ha marchitado a los abuelos,
Ha debilitado a los viejos,
Ha asesinado a los jóvenes,
Ha enterrado a los niños.

A dos pasos de la luna,
Preferimos las sombras
Fundidas en las esquinas de los cuartos.
Oímos las ratas
Contemplamos el roer
Besamos nuestras manos
Y nos aferramos a las sábanas.

El frío hace que todo tiemble,
Y aquí,
Todos se debaten
Para querer vivir
Sin mirar los cuartos
Donde todo se ha ido,
Y nunca ha querido volver.

En esta casa,
Todos mueren
Mientras juegan sus últimas cartas.
Ya no hay estrellas
Ni personas
No hay cielo,
Sólo un techo negro
Que impacienta los pasos.

La vida está cansada
Desde que todo empezó a doler.
Los niños no quieren a sus padres
Y las madres sólo quieren morir.

Me veo en medio de todos
Y siento miedo.
Hay demasiado silencio
Cuando todo se hace rencor,
Y ya nadie sabe
Ni pregunta,
Qué ha sido de mí.

No tengo la respuesta.
Y el sonido se pierde,
Se escapa de aquí.

Entre paredes

kentridge2

Tantas razones para querer la propia vida
Tantas razones para no matarse.
Tantos momentos para emprender la huida
Tantos instantes para terminar con todo.

Tantas razones he tenido
Para querer huir
Para querer despedazarlo
Todo,
Para sentarme a mirar a la pared
Y remendarlo
Todo,
No sé lo que he hecho.

Nadie sabe
Lo que ha sido
De sí.

Me desprendo de un par de pensamientos
Interrogo a las paredes,
Y todo rebota, rebota, rebota
Se estrella contra la cama
Me tiene de vuelta
Y vuelvo a comenzar.

En el transcurso de los años
He aprendido a odiar lo más querido
He querido odiar lo más querido
A veces puedo
Otras no.

Sin embargo,
A veces logro mirar por la ventana
Y de la gente,
Brota el murmullo.
No es lo mismo de siempre,
Es diferente.
No lo entiendo,
Vuelvo a la cama
Me hago una paja.

Espero estar bien.

En el curso del tiempo
He decidido hacer muchas cosas
No he logrado nada.
He remediado mis fracasos
Con un par de lamidas
A los vasos rotos,
Y mi lengua la he remendado
Con sal, mierda,
Y demás sentimientos
Encontrados.

No he logrado mucho,
La vida ha hecho
Lo que ha querido
De mí.

De mi vida he amado lo que no he hecho,
He despreciado lo que he sido
He querido volver a estar,
Volverlo a vivir,
Para que fuese diferente.
Empero, siempre fui “yo”,
Siempre ese yo, del momento,
El yo presente,

El que estuvo,
Ahí.

La edad me ha dejado con varias cicatrices
Un par de dedos sangrantes
Y las uñas enconadas.
Siempre quise saberlo antes,
Pero tuve que vivirlo
Para aprenderlo.

Nunca fui suficiente.
Nunca fui demasiado.
Eso sí, puedo decir,
“Estuve presente”.

De los años transcurridos
Con poco me he quedado:
Un par de películas
Un par de libros
Un par de retazos
Unos buenos amigos
Varios tragos
Recuerdos que se incineran
Tras la luz de la ventana.

Nada ha sido mío…
Pero lo he disfrutado.

De lo poco que he sido
Me he quedado con lo que no soy,
Con lo que no he podido ser.
El desprecio es el gas que hace que estallen
Las paredes,
Y los recuerdos
Y los instantes
Y las sonrisas
Y la ira
Y todo lo que hace
Bello al hombre.

Me quedo con todo,
Menos conmigo…
A pesar de mí.

Abro la llave
Y el grifo gotea…
Caen pedazos
Cae el agua
Se confunde con
Los gritos,
Con el sudor
De las manos.
Espero no verme.

Siento vivir.

 

Del amor y otras cuestiones.

Amar no es un simple querer
Amar es pegarse contra las paredes y sonreír
Chupar la sangre de las heridas y pretender vivir
Amar es tan sólo un jodido poema
Que escribió un borracho
Una noche que no tenía ni puta idea qué hacer.

Amar es el complejo de un niño que no tuvo infancia
Pretender seguir dormido cuando el mundo
Confabula para levantar
La ira, la rabia
Amar es tan sólo un trago amargo que se termina
Orinando, a veces vomitando.

Amar es odiar lo que uno es para encontrar cobijo en el otro
Es un espejo en el que se diluye nuestra silueta y se reemplaza
Por otro cuerpo que al final sólo traerá desgracias
Amar es mentirse, es sonreír ante la nada
Subir la cabeza para no parecer otra piltrafa.

Por eso en los libros mentían,
En las películas, en todas las esferas,
El amor es una idea de un publicista
Que tuvo una mala paja y trabajó para vender más viagra
Tan sólo otro boceto imperfecto
Que acabó vendiendo farsas
Escupiendo patrañas
Jodiendo la gente
Jugando con sus esperanzas.
El amor es un contrato ideado por abogados
Para romperse y dejar a ambos desahuciados.

Amar es recitar en voz alta lo que cuando niños nos enseñaron a callar.
Amar es aprender a gritar con dulzura tras un barrizal de mierda
Quebrar los platos antes de lavarlos
Es estar loco al ver en el otro
Algo diferente, a nosotros. 

Por eso al final del día
Cuando la soledad está decidida
A ofrecerme otra bebida
Yo me pregunto si algún día llegará
Siendo que al estar cuerdo
El amor es lo único que me hace respirar

Deseos de la humana insanidad.