Animal: Cuerpos que se agitan.

Cobra

Crucificados
Se agitan dos cuerpos
En la santidad del momento
Las bocas se retuercen
Y las vísceras se estremecen
Un hombre renace
Tras los pensamientos diluidos
Una mujer gime
Y no hay lío
No hay camino
A más etérea
Ebullición.

Rápido
Lento
El agite
Del momento
Dos bocas
Se rozan
Cabezas
Que se chocan
Y los cíclopes
Que hablan
¿Qué se dicen?
No hay palabras
Sólo el instante
En que los párpados
Se abren
Y las pupilas
Se chocan
Y la imagen
Yace borrosa
Y nos movemos
La cavilación
El infierno
Es el momento
Y aprietas el labio
Te desangras
Dientes afilados
Y la mano
Es el bastón
Del invidente
Que toca
Que quiere
Que descubre
El animal
Que se pierde
En su vientre.

Las bocas chocan
Las lenguas
Son dos palabras
Que brotan
De la seguridad
Que brinda el presente
La dicha
De que no habrá
Ni hay
Mañana
Nada vale
Son dos cuerpos
La música que brota
En la habitación
Una cama rota
Y ni Pantera
Ni Phil
Nos recuerdan
Y James
Se masturba
En un cuadro
Junto a Kirk.

Eddie nos mira
Laberinto
Desidia
“No importa”
Te digo
“Nada importa”
Te repito
Y tú
Siempre tú
Sólo gimes
¿Encantada?
¿Una farsa?
Pero ahí estamos
Perdidos
Viendo los cuadros
En el cuarto
Perderse
Pensamientos
Inertes
Y todo lo que no se tiene
Parece mentir

No hay más
Que dos cuerpos
Que se agitan.

Plaj/¡Ah!/¡Uf!/
Cinestesia
El sonido se revierte
Las ondas golpean
La brisa que sabe
Amarga
Como la lengua
Perdida
En la aridez
De tu espalda.

Me miras
Sé que lo haces
No me pidas
Que te diga
Pero sé que lo haces
Y yo
Perdido
Diluido
Enfrascado
Veo el negro
La vida
Que se pasa
Viejas
Amistades
Mujeres
Que yacen
Y se pierden
Igual
Pero diferente
Que tú
Que estás
Conmigo.

Y tengo los 30 segundos
El momento de claridad
La vida que se viene
Es transparente
Y todo
Es fácil
Hasta que
Prendes
La luz
Y la ráfaga
Me golpea
Y el semen
Se calienta
En una mancha
Roja
Sobre la camisa
De juventud.

“Me tengo que ir”
“Está bien”
Contesto
Y te veo
Vestida
Protegida
Y yo siempre
Indefenso
Con el falo
Pequeño
Un niño
Que salta
Y busca a su madre
En el supermercado
Y la esperma
No dice nada
No somos nada
Pero estás
Protegida
Y yo siempre
Perdido.

“Está bien”
Repito
Y me visto
Pero algo
Me dices
Que no
Comprendo
Y te miro
Y piensas
Otras cosas
Y ya
No estás
Conmigo.

¿Estoy,
De verdad,
Perdido?

Y no hay
Desierto
Con agua
Ni brisa
Que estalle
La ventana.

Es la vida
Te meneas
Te agitas
Te retuerces
Compartes
Tu saliva
Líquido
Insanidad
Intempestiva
Y me miras
Como si nada
Y no hay día
Que me digas

“Te amo”
Sin que yo piense
Que soy sólo
Otro ente
Inerte
Incapaz
De quererse
Y verte

Siempre
Sonriente.

Advertisements

De la risa y la farsa.

Martillando la cabeza con dudas
Suena música de género cordura
Pero en el desliz de sus acordes
Yo no quiero sonreír.

Mirando la luna desnuda
Mis ojos bailaban con premura
Sobre unos párpados ya cansados
Y un cuerpo sin licor.

Y no podía sonreír.

Luego tras una cama
Mil mujeres desfilaban
Recuerdos que saben a basura
Y tras los besos y acordes procuran
Hacerme sonreír

Pero sus vidas son tan tristes
Como los sorbos de anís
Que bajaban espesos
Por la garganta.

Y luego de todo
Yo sólo pensaba
Que no podía ser feliz
Que todo estaba rancio
Jodido
Y yo no quería sonreír
Aunque puede que luego
Todos se burlen de mi.

Un poema interrumpido…

Quería dedicarme a escribir poesía
Pero la música estaba muy dura
Y en la calle
Alguien debía estar muriendo.

Quería tan sólo ver dos versos
Fundirse en mis ojos
Pero recordé el dolor de cabeza
Que me hacía tomar muchas pastas
De diferentes colores
Y ninguna me calmaba.

Y con todo
Yo tan sólo quería escribir un poema
Que fuese amargo
Como nuestras últimas conversas
Que supiera a basura
Como las últimas palabras
Que nos recitamos
Sin mayor asombro.

Y es que ambos lo sabemos
Esto es intrascendente
Como el dolor de cabeza
El muerto
La música
Pero está allí
Presente
Viviente
y nos respira al oído

Y yo tan sólo quería
Dedicarte un poema
Pero el semáforo seguía en rojo
Y las alcantarillas aún se rebosaban.