De qué hablábamos cuando hablábamos de amor.

edvard-munch-eye-in-eye-1347906697_b

Yo sé de que hablábamos
Cuando hablábamos de amor,
Cuando recordábamos el cuento de Carver
Y yo te decía, que, al menos en esos casos
Tocaba estar mejor,
Tocaba seguir, tomárselo con calma
Y tú me decías, que, bueno, puede que sí
Pero que ya habías lastimado,
Y entonces se te asomaba,
Un leve suspiro
Y de los labios, brotaba una sonrisa.

Mirabas al cielo
Con asomo de llanto.

Los dedos se mecían sobre las palmas
Y se caían al tocarse,
Y yo seguía recordando a Carver.

Luego nos levantamos
Nos fuimos
Seguí solo
Caminé unas calles
Miré hacia el cielo
Puede que lloviera
Puede que llorara
El cielo.

Me despedí de todo
Y me fui pensando
En eso que hablábamos
Cuando hablábamos de amor.

Prendí un cigarrillo que destripé en la calle.
Y quedé solo
Con la esquirla apagándose
Tras el viento.

Del amor y otras cuestiones.

Amar no es un simple querer
Amar es pegarse contra las paredes y sonreír
Chupar la sangre de las heridas y pretender vivir
Amar es tan sólo un jodido poema
Que escribió un borracho
Una noche que no tenía ni puta idea qué hacer.

Amar es el complejo de un niño que no tuvo infancia
Pretender seguir dormido cuando el mundo
Confabula para levantar
La ira, la rabia
Amar es tan sólo un trago amargo que se termina
Orinando, a veces vomitando.

Amar es odiar lo que uno es para encontrar cobijo en el otro
Es un espejo en el que se diluye nuestra silueta y se reemplaza
Por otro cuerpo que al final sólo traerá desgracias
Amar es mentirse, es sonreír ante la nada
Subir la cabeza para no parecer otra piltrafa.

Por eso en los libros mentían,
En las películas, en todas las esferas,
El amor es una idea de un publicista
Que tuvo una mala paja y trabajó para vender más viagra
Tan sólo otro boceto imperfecto
Que acabó vendiendo farsas
Escupiendo patrañas
Jodiendo la gente
Jugando con sus esperanzas.
El amor es un contrato ideado por abogados
Para romperse y dejar a ambos desahuciados.

Amar es recitar en voz alta lo que cuando niños nos enseñaron a callar.
Amar es aprender a gritar con dulzura tras un barrizal de mierda
Quebrar los platos antes de lavarlos
Es estar loco al ver en el otro
Algo diferente, a nosotros. 

Por eso al final del día
Cuando la soledad está decidida
A ofrecerme otra bebida
Yo me pregunto si algún día llegará
Siendo que al estar cuerdo
El amor es lo único que me hace respirar

Deseos de la humana insanidad.

 

La mujer de mis años mozos.

La mujer de mis años mozos,
Tiene el culo lleno de botox,
Una cara estirada,
La sonrisa quebrada.

Creada inconforme,
Vagó por los años,
Desfilando su rostro deforme,
De labios naturales,
Y curvas originales.

Decían que al salir la noche,
El labial no la tocaba,
Que para eso estaban las mascaradas,
Y que a ella no le gustaban.

Acosada por los otros,
Mujer con sus buenos mozos,
Fue perdiendo la gracia,
Las curvas y su fragancia,
Echándose al olvido,

Tras los brazos de un gordo con el pene caído.

Y así se dedicó al mal sexo,
A la comida en exceso,
Desfilando con su culo amorfo,
Clavado en los ojos de aquel puto orco,
Que se preguntaba “¿qué haré para devolverla?,
¿Para traerla a sus veinte de vuelta?”,

Mientras se masturbaba, como si nada.