Vacuidad

grosz

“¿Te has despertado sabiendo
Que habrás de morir?
¿ Te has despertado queriendo
Cerrar los ojos?”
Me pregunto,
Sé que no tengo tiempo
Para contestarlo.

Los esfuerzos del h0mbre
Son los dolores de niño.
Los lamentos de la mañana
Son los placeres de la noche.
Nada tiene sentido,
Nada.
Tan sólo volver a sí,
Sí mismo
y querer dormir
Hasta que ardan los días.

Las metas de hoy
Son las frustraciones de mañana.
Vivo queriendo lo que no soy
Para luego odiarme con más fuerza.
Las bebidas de hoy,
Son los vómitos de mañana.

Nada tiene sentido,
Nada.

El hombre que esto escribe,
se arrepiente con el tiempo,
Con el roce de la vida.
Vuelve a las palabras,
A estas,
Para reírse,
Arrancarse la cara
A carcajadas.

Lo que he sido
Es la muerte de lo que fui.
Es lo poco que queda.

He matado a mi madre a los 23,
La he amado a los 15.
Mi viejo me odia desde los 17
Sé que aún me desprecia.
Mi hermano me quiso a todo momento,
A mi hermana no la veo hace 4 años.
No me he visto al espejo desde hace tiempo,
Temo verme como antes,
O como ese que escribe esto.

Temo verme como lo que soy,
O lo que he sido.
Nada tiene sentido,
Nada.

¿Me habré querido en algún momento?
¿He sentido calor ante mi sonrisa?
¿He creído en mis palabras
Una vez lanzadas?
¿He mantenido la calma
Al cerrar los ojos?

No he podido con nada
No he ganado desde hace tiempo.
A los 24 he logrado poco menos que a los 15.

Andrés Mauricio no me dice nada.
Cabrera Díaz es una pared que debería ser puerta.

El reto del tiempo
Es la permanencia.
Aguantar al cerrar los ojos
Prender las luces al salir,
Hacer lo que sea por volver.
Hacer lo que sea…
Por nada.

 

No hay nadie aquí

Beckmannlanoche

No hay nadie aquí.
Se puede oír el latido de los carros
El traqueteo de la máquina engullendo gasolina,
También se puede oír el grito de la gente
Sordo, tumultuoso, distante
Pidiendo un momento a los oídos de los muertos.

No hay nadie aquí.
Y, a lo lejos, una mujer insulta a su marido,
Un niño patea una pelota de fútbol
Una mujer camina por un parque
Y alguien más, aparte de mí,
Escribe.

No hay nadie aquí
No hay tiempo para nadie.

Los supermercados se escuchan abarrotados
A pesar de no escucharse, a pesar de no tenerse
De frente,
Y alguien estará llorando,
Alguien estará muriendo,
Como también alguien estará amando
A otro,
En secreto…
Mientras los pájaros huyen en la ciudad de la carroña.

“No hay nadie aquí”
Repito
“Nadie aparte de mí”
Me digo,
Y sé que afuera,
La gente está viviendo.

No hay nadie aparte de mí
En estas cuatro paredes,
En mi propia jaula,
Ese sitio al que siempre vuelvo
Magullado o feliz,
Y que llamo “casa”.

No hay nadie…
Aparte de mí.
Eso es lo que digo cuando,
Al mirar a la pared,
Siento el reflejo de los ojos,
MIS ojos,
Golpeándome,
Queriendo verme caer.

Y de seguro afuera,
Alguien estará pagando una cuenta bancaria
O besando por primera vez.

Yo sigo aquí dentro
Imaginando…
Matando al tiempo con agujeros sobre la pantalla
Deseando en secreto y arrullando al silencio,
Meciendo recuerdos sobre quebradas fotos pasadas.

Mientras la gente vive.
Mientras la gente muere.
Mientras estoy muriendo,
Arrancándole secretos
Al nudo de mis pensamientos.

No me estremezco.
Concedo un minuto de vida
A los aullidos del silencio.

Momentos.

Me pregunté varias veces si algún día llegaría
El momento en que la sonrisa se pudriría
En un gran trazo pintado por un anónimo.

Me interrogaron los momentos en que creí estar contento
Los días en que más rabia me daba
Los días en que la desdicha se dibujaba en mi cara
Para al final sólo sentir el puto descontento.

Y me bajaba varios tragos
Algunos dulces, otros amargos
Para sentir el ardor en la garganta
La sensación del vómito
Rebeldía barata de cualquier alcohólico
Que de sus vísceras explota
Para teñirlo todo
De su olor nauseabundo
Aullidos que salen de lo más profundo
Otro humano que se destruye en su pugna con el mundo.

Por eso un día pretendí vivir sin ello
Sonreír para no parecer otro esperpento
Mantenerme allí para no sentir el frío del mundo
Que en su lejanía se vuelve murmullo
Y en su cercanía tan sólo genera malestar
Recuerdos de los días en que se tuvo felicidad.

Pero esas cosas ya no importan
No valen la pena
Yo sigo aquí, en el mismo cuerpo
Despreciándolo todo
En medio de mi puto resentimiento
Porque soy un hijo de perra
Que sólo se entiende en su descontento.

Ojalá algún día
Alguna tarde
Ojalá nunca de noche
Me de cuenta
Que nací para estar muerto.

Otro entusiasmado con el féretro.