El día de la muerte (toda una vida).

George Grosz. To Oskar Panizza

A veces pienso en el día
En el que estaré muerto.
Me los imagino a todos llorando,
Algunos riendo,
Otros mirando directo hacia el suelo.

Recordarán lo bueno que fui,
Dirán que nada fue justo conmigo,
Creerán que nunca hice nada malo,
Obviaran mis errores
Mis pesares,
Creerán en las mentiras
Y rellenarán los vacíos
Con tiernas palabras
Que desconozcan todo ese otro lado,
La belleza de la triste amargura,
El rencor de los días felices.

Me imagino a mi madre abrazando a mi padre,
Me imagino a mi hermano besando la frente
De un cuerpo gélido,
Que lentamente dejará de parecerse a mí.
Imagino a mis amigos,
A los lados,
Pensando en todo lo bueno,
Lo triste,
La pasión y la gloria de una vida,
Los lamentos de algo que ya no está allí.

Los recuerdo a todos;
Y los quiero borrachos.
Espero que así sea.

Mientras la vida termine por morir
Y no quede nada más para lamentar.
Y se haya quedado
Un cuerpo sin nada que sufrir.

He pensado en la muerte
Y no he visto nada más
Que la tristeza del hombre.
He respirado en la herida de la victoria
He querido con resentimiento
He añorado no tener que levantarme
He querido sembrar muerte y recoger vida.

He querido y he odiado lo que he podido,
Y, en los días,
Las caricias se pierden en un rostro
Que busca cariño
Y que no quiere,
Verse del todo perdido.

He pensado en la muerte
He querido no estar aquí,
He odiado mi vida,
He odiado lo que sido,
Me he contentado con palabras transparentes
Que se extravían en el níveo arrullo de la pared.
He extrañado los versos que no he escrito,

He querido ser mejor,
No he querido lo que he sido.

Con todo,
He visto a la muerte,
Y en noches como esta,
La he tenido entre los brazos.
Nos hemos besado,
Nos hemos querido,
No quisimos separarnos.

Pero queda seguir,
A pesar de todo,
Contra la furia de la vida,
Y el silencio de los pasos.

Toda una vida
Que no alcanza a ser vivida
Y que puede anticiparse.

Toda una vida…
Y no hay caminos
Sin luz que calcinen
Las estrellas.

¿Qué pasó?

sol

El sol no descansa
La luz
Se cuela
No me cuaja
Y mis ojos son
Dos persianas
A punto de eyacular.

Te levantas
El sol no te llama
Sólo
Te levanta
De un golpe a la cara
Y ya sabes
La mierda que se viene
No piensas
No la quieres.

La ducha
El agua cae
Sucia
Sobre el cuerpo
Sudado
Maltratado
Escondiendo
Cicatrices
Señales de vida
En la selva
De los días
Esa que siempre
Reclama para sí
La rabia
Que no sale
Que no se calma.

Y entonces
El sol se expande
Y la luna
Se va a hacer de las suyas
Lejos
Tanto que todo es luz
Y la oscuridad de antes
El refugio incesante
Se va
Se pierde
Y la mierda
Que se viene
No la quieres
¿Qué mierda eres?

Que te levantas con el sol
Que la luna te maltrata
¿No sientes la desazón?
Y entonces
Al tomar el café
De la mañana
Los ojos se percuden
Y se extraña
La cerveza
Que enloquece
Y el anís
Que se retuerce
Que quema
Incinera
La mierda que se viene
Y la que fue.

Antes todo era mejor
Cuando eras menor
Todo era mejor
Cuando la noche
Era una botella
Y la luna
Otra cerveza
Todo era mejor
Cuando eras menor.

Y ¿Qué esperas?
¿Dónde te fuiste?
Te quedó la sonrisa
Y la mierda que se viene
Y la que fue
En los días que se pierden
Sobre aquellos
Que quisieran volver.

Volver
Volver y no estar muerto
Volver
Otro renacer
Whiskey estrecho
Romper las paredes
La mierda que no eres
Que fuiste
Y es peor
Lo que se viene
Y seguro
Por favor,
Por favor
Seguro
¡Por favor!
¿Todo será mejor?
¿No era todo mejor
Cuando era menor?

 

 

De la risa y la farsa.

Martillando la cabeza con dudas
Suena música de género cordura
Pero en el desliz de sus acordes
Yo no quiero sonreír.

Mirando la luna desnuda
Mis ojos bailaban con premura
Sobre unos párpados ya cansados
Y un cuerpo sin licor.

Y no podía sonreír.

Luego tras una cama
Mil mujeres desfilaban
Recuerdos que saben a basura
Y tras los besos y acordes procuran
Hacerme sonreír

Pero sus vidas son tan tristes
Como los sorbos de anís
Que bajaban espesos
Por la garganta.

Y luego de todo
Yo sólo pensaba
Que no podía ser feliz
Que todo estaba rancio
Jodido
Y yo no quería sonreír
Aunque puede que luego
Todos se burlen de mi.