Tan sólo otra lucha (Actualidad II)

Nos han barrido
Nos han dicho que si trabajamos algún día estaremos vivos
Nos han comprado los días con créditos, préstamos y demás pretextos
Tal vez algún día miremos al cielo y sólo quedará el sigilo
De los días rotos
Del despertador que aún truena en las mañanas
Como aquella campana que anuncia el averno.

Nos han mentido
Nos han llenado de mierda nuestros cuerpos
En momentos en que los televisores se destruyen con tan sólo verlos
Y hace falta otro plasma, otro lcd, y pedimos limosnas
A aquellos que nos atiborraron de tanta basura
Que nos dejaron al final del día con puras cuentas y en vigilia
En consonancia con la lluvia, con el crujir de los bafles
¡Que en las noticias matan a alguien!
Y se aumentan los impuestos
“Todo está muy mal” dice el hijo de puta que tiene treinta esbirros detrás
Mientras al salir sentimos el malestar.

Mucha mierda, ¡es momento de actuar!
De entender que no somos mendigos y que a aquellos hay que parar
Con rabia, mostrarles nuestro malestar
Destruir el mundo, aquellos campos de maquinizada insanidad
Para luego sembrar
Estar vivos,

Morir sin pensar en respirar.

Advertisements

El golem.

Acabemos el mundo,
Que está rancio,
Jodido,
Y sus jardines marchitos.

Sacudamos a su gente,
Que ya sólo son entes,
Y hagamos que corran botellas,
Mares de inconsciencia,
Para ver si volvemos a empezar,
Que todo está muy mal.

Traigamos animales,
Decir a los pájaros que callen y dejen a los perros,
Que los trinos no callan las fábricas,
Y los ladridos son suspiros,

De un amigo que no hemos perdido.

Y luego cuando el silencio se oculte,
Bailando la boñiga sobre nuestras narices,
Diremos “todo tiempo pasado fue mejor”,
Y lamentaremos haber vivido,
Buscaremos un culpable,
Pero nunca nos haremos responsables.

Porque el mundo es de todos,
Aunque pareciera de nadie,
Y como despojos lo construimos,
De barro pero humano,
Tanto que también enferma,
Eructa volcanes y masturba alacranes,
Nos ve a los ojos,
Se deleita con el miedo.

Y nos preguntamos”¿Qué ocurrió?”,
“¿Por qué acabamos así?”,
Cuando al vernos al espejo,
Estar borrachos no basta para resistir.

Fracaso.

Nos hemos rendido,
Porque en la calle sólo hay vidrios,
Que cortan nuestros ya sangrantes,
Sueños.

Estamos jodidos,
Porque en las noches no tenemos aspiraciones,
Y en el día caminamos,
Aturdidos,
Desconsolados.

Nada cambia,
Por el miedo,
Que  se nos comió las entrañas,
Y cambiamos la vida,
Por plata,
Billetes verdes,
Que para nada alcanzan.

Sentimos el canguelo,
No nos gustan los espejos,
Allí estamos,
Y nos despreciamos;

Queremos ser grandes,
Artistas, cantantes,
Escritores,
Y sólo somos tunantes,
Trajes andantes,
Mercenarios y Farsantes.

¿ En qué momento,
Cambiamos nuestras risas,
Por el malestar de la ira?,
¿ Cuándo fue que desaparecimos,
Para despertar cansinos,
Perdidos,
Destinados al olvido?,

Divaga un paria,
Que fuma un Marlboro,
Con aparente calma.