Tras las canecas duerme la mierda…

Pum Pum, alguien golpea las canecas
Riega la basura, su saliva contorsionada entre mierda
Y las lágrimas se escurren amargas
En el instante en que la rabia se atraganta
Y de la garganta brota caos tras la sinfonía de las palabras
Tras fonemas perdidos, intranquilidad que barre el mar
Meciendo perdidas botellas de ira coagulada.

Traj, Traj, Alguien quiere matar
Desean verme caer, perderme en los orinales de mis ansias
Que bañan los días precarios, sin gracia
En los que me sumerjo tras la cerveza
Como si no tuviera ya un suelo, otro cimiento
Sobre el cual caer de lleno, escurrir la sangre que ya no desea el cuerpo
Al que huye, al que tanto asco produce
Y yo sólo sé que:

No podrán, es difícil ver a los muertos llorar
No lo lograrán, da rabia encontrarse con sí mismo cuando se es alguien más
No llegarán, complicado es encontrar el camino entre luces que ocultan la realidad
No será, ya no queda mucho que lamentar
No queda más que un antifaz que muta con la temporada
Un camaleón más, que tembloroso se refugia 
Que cobarde en su infelicidad
Masturba su seguridad.

¡Traigan otro trago! ¡Ebrio no hay nadie que me dé la cara!
¡Los fantasmas ya se fueron! ¡Los fantasmas que aún veo y ya no temo!
Son todos: calles, personas, objetos, memorias
Sólo mierda que cagar
Otro vómito más que celebrar
Otro día más para llorar con sonrisa trasnochada
Placebo para el cuerpo
Desprecio para el alma
Que igual no vale, se regala barata

Que igual no vale… es sólo carne magullada.

Gracias a Velpister Peter Jensen, porque yo también tengo varios fantasmas en mi multitud…Para visitar su blog:http://velpisterpinturas.blogspot.com/p/fantasmas-de-mi-multitud.html

Advertisements

Momentos.

Me pregunté varias veces si algún día llegaría
El momento en que la sonrisa se pudriría
En un gran trazo pintado por un anónimo.

Me interrogaron los momentos en que creí estar contento
Los días en que más rabia me daba
Los días en que la desdicha se dibujaba en mi cara
Para al final sólo sentir el puto descontento.

Y me bajaba varios tragos
Algunos dulces, otros amargos
Para sentir el ardor en la garganta
La sensación del vómito
Rebeldía barata de cualquier alcohólico
Que de sus vísceras explota
Para teñirlo todo
De su olor nauseabundo
Aullidos que salen de lo más profundo
Otro humano que se destruye en su pugna con el mundo.

Por eso un día pretendí vivir sin ello
Sonreír para no parecer otro esperpento
Mantenerme allí para no sentir el frío del mundo
Que en su lejanía se vuelve murmullo
Y en su cercanía tan sólo genera malestar
Recuerdos de los días en que se tuvo felicidad.

Pero esas cosas ya no importan
No valen la pena
Yo sigo aquí, en el mismo cuerpo
Despreciándolo todo
En medio de mi puto resentimiento
Porque soy un hijo de perra
Que sólo se entiende en su descontento.

Ojalá algún día
Alguna tarde
Ojalá nunca de noche
Me de cuenta
Que nací para estar muerto.

Otro entusiasmado con el féretro.

Del amor y otras cuestiones.

Amar no es un simple querer
Amar es pegarse contra las paredes y sonreír
Chupar la sangre de las heridas y pretender vivir
Amar es tan sólo un jodido poema
Que escribió un borracho
Una noche que no tenía ni puta idea qué hacer.

Amar es el complejo de un niño que no tuvo infancia
Pretender seguir dormido cuando el mundo
Confabula para levantar
La ira, la rabia
Amar es tan sólo un trago amargo que se termina
Orinando, a veces vomitando.

Amar es odiar lo que uno es para encontrar cobijo en el otro
Es un espejo en el que se diluye nuestra silueta y se reemplaza
Por otro cuerpo que al final sólo traerá desgracias
Amar es mentirse, es sonreír ante la nada
Subir la cabeza para no parecer otra piltrafa.

Por eso en los libros mentían,
En las películas, en todas las esferas,
El amor es una idea de un publicista
Que tuvo una mala paja y trabajó para vender más viagra
Tan sólo otro boceto imperfecto
Que acabó vendiendo farsas
Escupiendo patrañas
Jodiendo la gente
Jugando con sus esperanzas.
El amor es un contrato ideado por abogados
Para romperse y dejar a ambos desahuciados.

Amar es recitar en voz alta lo que cuando niños nos enseñaron a callar.
Amar es aprender a gritar con dulzura tras un barrizal de mierda
Quebrar los platos antes de lavarlos
Es estar loco al ver en el otro
Algo diferente, a nosotros. 

Por eso al final del día
Cuando la soledad está decidida
A ofrecerme otra bebida
Yo me pregunto si algún día llegará
Siendo que al estar cuerdo
El amor es lo único que me hace respirar

Deseos de la humana insanidad.

 

De ida.

He visto como la descomposición se gesta
En las avenidas y en los bares, prófuga
Hija del desmadre,
Mientras miramos el cielo y los faros no nos dejan tocar las estrellas
Y tan sólo vemos el vaho de los cuerpos hacinados
Navegar en el aire.

Me he perdido horas en las que pienso
Que en la calle las basuras se acumulan
Y los sueños yacen rotos
Tras las jeringas y los cigarrillos
Que nos pasamos por la vida
Cansados
Extraviados
Nadando entre el cemento
Aguantando el ardor
Los callos en los pies son prueba del sudor
De la sangre
Un cuerpo que pide otra copa de alcohol
Mientras sigo en un bus
Atravesando con los ojos la ventana
Viendo mi mirada atrofiada
Tras las luces de una ciudad desolada
Que en su asomo sólo grita despojos
Pitidos, aullidos, ira, quejidos
Lamentos de un siglo marchito
Mientras las paradas se acumulan
En el trayecto de los días
Vidas perdidas
Y sólo queremos llegar a casa
Aterrizar la cabeza contra la almohada
No pensar
Destruir la casualidad
Dormir en la costumbre
Nunca despertar

Quedarnos en lo fácil,
Conformarnos con respirar.

Fracaso.

Nos hemos rendido,
Porque en la calle sólo hay vidrios,
Que cortan nuestros ya sangrantes,
Sueños.

Estamos jodidos,
Porque en las noches no tenemos aspiraciones,
Y en el día caminamos,
Aturdidos,
Desconsolados.

Nada cambia,
Por el miedo,
Que  se nos comió las entrañas,
Y cambiamos la vida,
Por plata,
Billetes verdes,
Que para nada alcanzan.

Sentimos el canguelo,
No nos gustan los espejos,
Allí estamos,
Y nos despreciamos;

Queremos ser grandes,
Artistas, cantantes,
Escritores,
Y sólo somos tunantes,
Trajes andantes,
Mercenarios y Farsantes.

¿ En qué momento,
Cambiamos nuestras risas,
Por el malestar de la ira?,
¿ Cuándo fue que desaparecimos,
Para despertar cansinos,
Perdidos,
Destinados al olvido?,

Divaga un paria,
Que fuma un Marlboro,
Con aparente calma.