Manifiesto literario: Sinceridad y rabia.

desierto

Alguna vez intenté escribir algo
Que fuese bonito
Que una mujer lo viese y dijera
“Mierda, ¡Qué tipo más lindo!
Pero me sentí falso,
Muy falso
Y preferí ir por una botella
Antes que venderme por un culo.

Alguna vez intenté escribir algo para agradar
Para que la gente dijera
“¡Por fin dejaste esa depresión que cargas!”
“¡Ya dejaste de insultar!”
Pero no pude
Me llené de asco
Perdí el interés en lo que escribía
A la mitad del párrafo
Y lo leí
Tan desinteresado, tan poco motivado
Y prendí el computador
Para ver a Mila Kunis
Mover el culo ante la pantalla.

Y por eso, siempre que mi mamá
Mi papá
Mis amigos
Los desconocidos
Me dicen
“¡Para qué mierda escribir, para qué masacrar el lenguaje de esa forma!”
“¡Lleno de insultos, sexo, y demás!”
Yo les digo, sin saber por qué
Debería lanzar un puño
Haber si se callan la puta boca
Que es mi vida, que es lo que me pasa
Que si mis días fueran color de rosa, o una película de Sandra Bullock
(Sin tantas tetas, ni un cabello tan rubio)
Yo andaría feliz, sin escribir
Haciéndome hermosas pajas en la mañana
Antes de salir:
A trabajar 
A estudiar
A pagar facturas
A morir
A seguir muriendo 
lentamente
Pretendiendo vivir.

Y no tendría necesidad, esta maldita necesidad
Que me da, que está muy clara, que no tiene rodeos
¡PUTA VIDA! ¡COBARDÍA ENFRASCADA!
En pequeñas letras, que para muchos no significan nada
Que para mí son todo
Mi vida, en pequeños trozos
Mi vida, con toda su mierda
Con la sinceridad que trae cualquier despojo
Que ya no quiere mentir
¡QUE QUIERE VIVIR!
Y no pretende lamer más culos
No quiere agradar más
Sólo quiere desahogarse contra la pantalla
Titilante,
Desgastada
En letras que se funden en llamas
En el desierto de la vida
Ese que todos los días
Obliga a bajar la cabeza
Ceder el paso
Sonreír por cobardía
No mearse en el que sólo causa antipatía

Y entonces, vienen y me dicen
“¿Para qué mierda escribes, eh?”
“¿Por qué decir todo eso?”
“Tan personal, tan de adentro”
“Como si tu vida, fuera un libro abierto”
Y bueno, yo sólo puedo contestar
Que no tengo un revólver
Que a muchos que quisiera,
Matar
No puedo
Que de todas las mierdas que pasan
Muertes, corrupción, crímenes de Estado
Y demás males del mundo
Tanta falsa ilusión
Tanto McDonald’s ayudando a la descomposición
Soy sólo otro eje, otra tuerca
En el gran engranaje
De un mundo sembrado en campos de huesos
Que sólo erige
Nuevos cementerios
Y no soy mejor, que esos que critico
Que esos que son “felices”
Que encontraron la felicidad en la inercia
En la falta de autocuestión
En el mismo miedo
Ese que todos los días los empuja
Los mueve al trabajo, a pagar las facturas
A sonreírle al jefe, a no quejarse por nada
A dejar que el erario público sea otra arca privada
De un par de hijos de puta
Que nada comparten, que escupen migajas
Monumentos de ignorancia.

Por eso
Cuando ustedes me dicen
Por qué escribo
Por qué me expongo tanto
Por qué alejo a tanta gente, con tanto
PUTO vocablo
Yo digo
¿Qué mierda haces, poeta?
Que a mucho le escribes, que nada te dejas
A ti mismo, intranquilidad que no cesa
YO CONTESTO
Con los huevos en las manos
¡ME IMPORTA UNA MIERDA!
¡ASÍ LES DUELA SU ALEGRÍA,
MI RUGIDO NO CESA!
¡ASÍ SE QUEMEN LAS PESTAÑAS
CON LA RABIA QUE EMANA
DE TODO MI CUERPO
QUE EN LAS LETRAS SE QUEMA!
Tengo dos puños
Tengo una rabia
Que nunca cesa.

Y no son ustedes
Es su felicidad
El gran problema
Esa felicidad pendiente
Indecente
Que nunca se critica
Que nunca se siente

No soy un robot
No escribo para la gente
Es la necesidad
LA MALDITA NECEDAD
La que me mueve a hablar
A escupir todo aquello
Que me falta
Que no puedo lograr.

Porque en la vida hay muchas balas
Pero hace falta un arma
Para disparar.

Advertisements

No puedo escribir: Sucio desencanto.

No puedo escribir
No me fluye una mierda
Las palabras se entrecortan al instante en que brotan
Demasiado cargadas, espesas
Coagulando heridas que no han sangrado
Los versos se chocan entre sí, y no tienen sentido.

¿Qué putas tiene sentido?
Me pregunto mientras tomo aire
Escupo al suelo, miro a la ventana
No tengo respuesta, la respuesta es nada
“Nada, ni un carajo” digo mientras golpeo las paredes
Con insultos que parecen proclamas
Con la rabia que no termina de encarcelarse en mis entrañas.

Y no surge una mierda
De los versos queda un puto cadáver exquisito
Uno involuntario, poco surrealista
Demasiado abstracto
Y me surge una pregunta
Una, sólo una
Demasiado estúpida, demasiado importante:

¿Qué mierda puedo hacer?
¿No tengo nada para decir?
¿Dónde putas se fue todo lo que quería escupir?

Tan sólo una pregunta que se encuadra en muchas:

¿Para qué vivir?
¿Para qué vivir?
¿Para qué vivir?

Me repito mientras recuerdo
Que en la nevera no tengo mucho
Tan sólo una botella de vino
Una de tantas
Y lo digo mientras pienso
Que mañana será un día
Uno de tantos
En los que me encontraré con otros náufragos
Con imbéciles con los sueños destrozados
Demasiado cansados como para permanecer parados
Extraviados ante tantos faros
Mesías de lo profano
Entre las putas, en el desierto de cemento
Con los ojos arañados
Con un poema encabronado:

De esos sucios
De esos que manchan las paredes de los incautos
Las consciencias de los felices, de los maravillados
De aquellos que desfilan en el asfalto
Con el cemento en los brazos
Abrazando una puta vida
En la que son tan sólo otros extraños.

Vivir para la poesía: vivir para el sucio desencanto.