Instante.

angelus novus

“Now I watch the falling rain
All my mind can see
Now is your face”

Pantera.

Tenía una resaca asquerosa. Había bebido unas dos semanas seguidas, y ya la comida no parecía querer entrar. Los trozos chocaban contra las paredes del estómago, y este parecía querer implosionar…vomitaba, y parecía que todo volvía a empezar. Aquel día había tenido que ir a la universidad. El imbécil de Bancarios había decidido que el examen fuese oral, y por ello tocaba vestirse de manera “elegante”. Bien, me hice tres pajas, me puse una camisa de cuello, y un pantalon de drill. Iría en tenis, ¡Si quería zapatos que me chupara los huevos!

Bueno, el examen había transcurrido normalmente. Preguntas estúpidas, respuestas poco sinceras. Descripción del robo por vía legal. A la larga, había aprendido que el sistema jurídico colombiano siempre beneficiaba a los bancos: ¿Que constituiste un préstamo y pusiste tu casa en embargo? ¿Que no puedes pagar? ¡Me importa un orto!. Todo importaba un orto. Todo, menos el banco.

-Mmm…- vociferó aquel gordo de traje- Díaz, ¿Verdad?

-Sí- contesté- Castro Díaz.

-Bien…- dijo mientras revisaba unas preguntas. Su cara era maliciosa. Quería joderme.- Bueno, dígame cómo funciona el mecanismo de regulación bancaria.

– Pues…- dije mientras pensaba alguna estupidez para decir- No sé, no entiendo bien la pregunta, profesor.

– Es bastante clara…- Masculló, tocándose al tiempo el bigote- ¿Cómo funciona el mecanismo de regulación bancaria?.

– Pues…está la ley, que faculta a las superintendencias a realizar un control preventivo sobre las entidades. Asimismo, están las directivas, etc etc.

– Bien. ¿Y es efectivo el control?.

– Sí, siempre es efectivo. Tanto así que la gente está en la calle, imagínese.

– ¿Qué insinúa?.

– Que siempre gana el banco. Y que por eso es que estamos todos jodidos.

– Tiene cero, retírese.

Me largué de ahí, no sin antes recordarle a aquel imbécil toda su ascendencia. Valía mierda si me expulsaban. Ya no quería estar allí, ni en ningún lado. Sólo quería estar solo, bien lejos de tanto hijo de puta abogado servil. Quería cantidades abismales de cerveza y aguardiente. Quería un computador, quería historias para contar… quería ser escritor, y había algo que no estaba cuajando en aquella lógica. De un tiempo para atrás, mi vida se había convertido en la consecución de los frustrados sueños de mis viejos. Debía ser abogado, ojalá penalista. Debía hacer una especialización en ello. Una maestría, doctorado. Debía tener una gran firma. En algún momento, tenía que ser político. Ojalá de alto rango. Debía salvar el país. Debía solucionar todas las causas perdidas sobre las que se erigía Colombia. Había que tener una familia. Mi esposa debía ser rubia, de bonitos senos y estupidez chocante. Tenía que operarle el culo, era imperativo.

Debía ser todo lo que no quería, pero bueno, poco importaba lo que yo pensaba.

O eso pensé. Aunque, por algún extraño motivo, aún no podía morirme. Había algo de mí ardiendo adentro, quemando todo lo que no era propio. Estaba aquella fuerza que me obligaba a discutir, a pelear…a la contra, contra todo. Aún habían palabras que escupir, y yo estaba dispuesto a jalar el gatillo. No quería esa vida. Quería ser escritor. Quería entender por qué mierda era que vivía así. La escritura era catarsis: Las letras saltaban violentas, como balas. Ahí estaba mi vida: desfigurada, ficcionalizada…pero era mi vida. Era mía. Quería entender por qué mierda, siempre que escribía, me calmaba por un leve instante. La lectura era tormenta, era la guerra contra mí mismo, contra la mierda que pasaba a diario. La lectura era la masturbación que quedaba tras el día. La lectura era necesaria…

Al llegar a casa, me acosté a dormir. Sentía unas ganas irresistibles de clavarme una paja, pero el cansancio me pudo y en poco tiempo mis ojos se nublaron. Al cabo de unas dos horas, el vómito me levantó con furia. Corrí hacia el baño, y jalé la cisterna. El vómito fluía en su propio laberinto, en el espiral hacia el infierno. Con sus pares. Todo parecía encontrar su lugar, menos yo. O eso creí en ese momento.

Abrí la maleta. Allí estaba. Relucía el acero. La luz lo hacía parecer amable…destellante. Algo había de hermoso en aquel revólver, pero yo no entendía. Lo miré un buen rato, hasta que sentí escalofríos y lo guardé. Sentí la fuerza de la muerte penetrar con furia. Me asusté. Siempre estaba asustado.

Llamé a una vieja, que siempre que la llamaba, salía corriendo a chuparme el pene:

– ¿Claudia?

– ¿Miguel?

-Sí, ¿Qué hay?

-¡Tiempo sin hablarnos!, ¿Cómo estás?

-Bien, ¿Y tú?

-Todo bien…¿En qué andas?

– Nada, aquí aburridita en la casa.

– Ahh, vea pues…yo te tenía plan.

– ¿Qué me tienes? ¡Ah!

– Ven a mi casa, ¿Qué dices? Nos tomamos algo…preparamos algo, y ahí vemos que sale…

– Mmm…Migue, ahora ando saliendo con un tipo- dijo, haciendo pequeñas pausas entre palabras- No sé… no me parece bien.

– El no se va a enterar.

– Mmm… bueno, dale. Me baño y salgo para allá.

Tun/Tun/Tun/El sonido de la reivindicación.

Decidí afeitarme. Llevaba un buen tiempo sin hacerlo, y ya la barba parecía salirse de su cauce. Me regué con colonia los huevos (uno nunca sabe), y fui a la tienda a comprar una caja de condones.

Ring/Ring/Ring/Las voces escurriéndose por el sifón.

– ¿Hola?- dije.

– ¿Migue? Hola.

– ¿Qué pasó?

– No podré ir…no me siento bien con esto. Sabes, todo parece ir bien…no la quiero cagar. Por una vez, no la quiero cagar.

– Tranquila, está bien. No tienes por qué darme explicaciones.

– No, no es eso…pero quiero que me entiendas. Todo está fluyendo, el me quiere, yo creo que también estoy empezando a sentir lo mismo. Sabes que me gustas, pero parecieras aprovecharte de eso. Sólo me llamas para eso, lo sabes.

– ¿Para qué?

-Para tirar, ¡Mierda, ni que eso fuera novedad!

– Ya, tranquila. Adiós, que te vaya bien con todo.

-Mi-mi…

Tun/Tun/ De vuelta a la realidad.

Me devolví a casa. Ya no tenía nada qué hacer en aquella droguería.  Prendí la grabadora, sonaba Pantera. Cemetery Gates, para ser exactos. Llevaba escuchando esa canción un buen tiempo. Semanas, meses, no sabía. Pero la escuchaba todo el tiempo. Había algo en ella que me hacía estremecer, que me decía aquello que debía destruir. Pensé, como otras tantas noches, por qué mierda me encontraba así. No sabía muy bien qué era lo que me pasaba, o más bien, sí sabía, estaba hecho mierda y quería acabar con todo. Lo que no sabía eran los motivos. Nunca me había faltado nada. Era un vil mantenido: el esbirro de los sueños de mis viejos. Tenía que llevarlos a cabo. Pero a cambio tenía comida, techo, dinero. Si dijera que me faltaba algo, sería un mentiroso. Lo tenía todo. Al menos materialmente.

El problema estaba en mí: Algo faltaba. Lo primero era ella. Me jodía verla feliz, me jodía verme cada vez peor…y verla a ella, siempre, mejor. Odiaba mi carrera, sentía que estudiaba para convertirme en todo lo que más había despreciado: un lacayo de un sistema que mantenía la inequidad bajo el manto del “progreso”. Todo iba mal, y mi profesión era mantener el estado de cosas. Reformular el discurso: Cambiar los asesinos por hadas, la mierda por caviar, los sueños por Estado. Por polícias. La libertad por una “cajita feliz” de McDonalds. Era el hijo de puta más amado en medio del caos: Era un abogado.

Fue allí cuando decidí abrir la maleta nuevamente. La hija de puta brillaba más bonito que antes. La luz de la ventana se colaba directo hacia el acero, formando un arco iris que se difuminaba al más leve movimiento….Estaba solo. Nadie podía detenerme. De fondo, el solo de Dimebag rugía.

Believe the word
I will unlock my door
And pass the cemetery gates

Me lo puse en la cien. Estaba frío. Quería llorar. Cerré los ojos. Miré, miré hacia afuera: Un niño jugaba con una pelota. La pateaba contra una pared. No tenía a nadie con quien jugar. Lloré. Vi a mi perro batir la cola. Vi a mi madre llorar. A mi viejo cargar el féretro. Vi a todos mis amigos llorar borrachos. Vi a Vargas lamentarse. Vi a Milton putearme con dolor. Vi a una zorra a la que me había tirado un par de veces. Vi mis escritos, perdidos en un blog de mierda que nadie leía. Vi una tumba con flores. Odiaba las flores. Vi a un viejo orinar en un parque. Vi el supermercado, vi al Peludo acompañándome a comprar trago. Vi a Laura sonreírme. Vi sus ojos, los vi…cambiaban de tono. Vi a Jenna Jameson saltar sobre un negro. Vi aquel viejo libro de Aldous Huxley que había perdido. Me perdí en la botella de aguardiente que había estallado contra la barra de un bar. Escuché Poison mientras me la jalaba alguna vez. Me pegué una cagada leyendo a Bukowski. Le había dicho a Julián que teníamos que vivir en algún momento juntos. Había que escribir. Teníamos mucha mierda que contar, y aún no era momento para morir….

Pum/Pum/Pum/Despertar.

El gato se había golpeado contra el vidrio de la ventana. Nunca lo hacía. Me miraba. Sus ojos eran azules, podía verme allí, alzando aquella puta arma. Sentí asco. Lo lancé, lo tiré con todas mis fuerzas. Había caído en la esquina del cuarto. Por suerte, no se había disparado. Tenía un revólver, y no había sabido usarlo. El gato se había acercado. Me miraba… parecía querer decirme algo. Lo abracé, y lloré un buen rato. Fue allí cuando entendí que aún habían vidrios que debía romper. Que aún me quedaban palabras para escupir, que estaba joven…. tenía que vivir. Tenía que vivir. Debía salir de todo eso. Los barrotes eran de cristal, y yo tenía el cuerpo de metal.

Me hice tres pajas, y por un corto instante, fui feliz.

Advertisements

Fiebre y temblor.

El-banco-solo-de- parque

Llovía. Los truenos eran ráfagas de luz que se escurrían por la persiana y asustaban a los perros. Las alarmas de los autos se disparaban, y el frenesí se aumentaba con el agite de las sombrillas cayendo sobre el pavimento. De vez en cuando, el semáforo se ponía en rojo, y tras volver a dar paso, las bocinas eran estruendos que competían contra el agite de las gotas contra las ventanas. Algunos gritaban, yo no entendía, era una simple lluvia.

Pero bueno, eso lo dice el que está adentro. Refugiado, escondido bajo las sábanas  con una cerveza en la mano.El gato saltaba por la habitación. Intentaba encontrar su lugar en aquellos precarios 88 metros cuadrados. No lo había, me miraba. “Maricón, quítate de la cama” parecía ordenarme con aquellos rabiosos ojos azules. Pero no me importaba. Deslicé una nalga hasta que se salió de las sábanas, y escupí un hermoso suspiro que el felino rehuyó con rapidez. El cuarto había adquirido ese aroma a fríjoles y carne trajinados, adobados con cerveza.

-¡Buufff! Huele a mierda- dije mientras me levantaba.

Desde hacía algunos días, constantes temblores azotaban el cuerpo. Como si los llamase, aquellos incordiaban el más mínimo movimiento físico. A veces eran tenues, controlables, como cuando alzaba una lata de cerveza o me mandaba el café a la boca en la mañana. Otras veces, las extremidades se sacudían con tal fuerza que lo único que bastaba por hacer era sentarse en la banca más cercana. Cerraba los ojos. Aguardaba. El temblor se trasladaba a las manos, que se buscaban pero que no lograban fundirse. Cuando acaba, un pequeño trueno se repartía por el cuerpo, haciéndome retorcer, y algunas veces, gemir.

-Hey, Hunter, la comida- dije mientras vaciaba un poco de Whiskas en el plato. El felino me miraba con extrañeza: temblaba. Me sacudía y la purina se desparramaba por toda la cocina.

-Amigo… pero come, no me mires así- dije mientras recogía las pepitas con una servilleta.

El animal estaba inquieto. Parecía asquearle la comida; o mejor, parecía asquearle mi presencia.  Aquel saco de carne empezaba a ser molesto, a estar demasiado descompuesto. Pero no importaba. Era necesario. Lo suficiente como para bajar el Whiskas de la alacena y servirlo en el plato junto al agua.

Lo sobé. No cerraba los ojos. Ya había terminado de comer, y lo sobé, y no cerraba los ojos. El animal me odiaba. Hunter, mi buen amigo de cinco años, me odiaba. Me miraba, sus pupilas se dilataban al presenciar mi tez blanca, mis labios sanguinolentos y estrujados.

Lo dejé quieto y salí.

En la calle, la gente se estrellaba una con otra para entrar a un famoso restaurante. La cola parecía interminable, y la paciencia también. Todos gritaban cosas del estilo de “¡MIERDA! ¿Y es que mi plata no vale?” “¿Cuándo carajos nos dejan entrar?” “¡NO VUELVO A ESTE SITIO!”; y cosas del estilo. Al otro lado, unos niños jugaban fútbol con una pelota de cuero cuyos buenos años habían pasado hace un buen tiempo. Lo noté por sus canillas rojas, maltratadas por el golpe al balón. Todos gritaban, eso sí, cosas más alegres: “A los dijes” “Hazme famoso” “Triangulando”, etc. Me senté en aquel parque. Busqué un cigarrillo en la chaqueta, y tras varios toqueteos en los bolsillos, descubrí uno partido en el izquierdo. Fumé, mientras veía a los niños correr y la vida parecía haberse perdido en algún momento de los días. Mis pensamientos eran estrellas fugaces que pasaban y no dejaban más que el rezago de un imbécil enfermo. Temblé, estaba sudando.

-Hola- dijo.

-¿Qué hay?- contesté, algo incrédulo.

– Todo muy bien- dijo mientras se recorría el cabello con la mano- ¿Es usted del barrio?-.

– Sí, vivo a unas dos cuadras de aquí-.

– Muy bien… yo también, vivo en una casa aquí a la vuelta-.

Nos detuvimos en los niños un buen rato. Un rubio cabalgaba con la pelota en dirección al arco contrario. Tras de sí, tenía a un defensa regordete y a otro gafufo, que corrían agitando sus vísceras en bufidos entrecortados. Ahora, sólo lo separaba del triunfo un muchacho espigado con buen semblante de portero. Disparó. Fuera.

Fuera. Como todo en la vida, fuera. Nunca dentro. La pelota se había ido/¿Dónde me fui?.

– Me llamo Juliana, ¿y usted?-.

– Daniel, pero puede decirme Motley-.

-¿Como la banda, eh?-.

-Sí, bueno…los apodos son de las pocas cosas que quedan de la universidad- contesté, mirando hacia la cancha. Ya no habían niños.

-¿No le gustaría ir a tomar algo al bar de la esquina?- preguntó, interrogando con cautela mis ojos- bueno, ponen rock y música que de seguro le gustará…

-Sí, vamos-.

No había entendido por qué había aceptado. Nunca me gustó tratar con desconocidos. En sí, con ninguna persona. La gente, por lo general, sólo quiere joderte. Normalmente te roban, o te quitan un riñón, o la sífilis, o el sida, o Hunter muerto, o los temblores.

TRAAAJAJJAJAJAJA/TRAJJAJJAJAJA/QUUIIKKKKK/QUUIIIIIK/ El agite de las vísceras contra el ventilador.

-¿Estás enfermo?- preguntó Juliana al llegar a la mesa. Traía dos cervezas frías.

– Sí, desde hace unos buenos días cargo con unos temblores asquerosos…- contesté, percatándome de que tenía una bonita sonrisa- y con fiebre, mareo, bueno, todo eso-.

-Deberías ir al médico- dijo,inclinándose un poco sobre el asiento.

-Sí… ya fui, al parecer es un simple virus. Pero la mierda tiene sus buenos días, y pareciera que me fuera a matar-.

-Jajajaja, ¡Qué exagerado!-.

– Jaja, no es broma…-.

Hablamos de todo un poco. De su vida, era estudiante de literatura, le gustaba Borges (viejo de mierda), pero también gozaba con Raymond Carver. Vivía sola, por aquello de que sus padres eran nativos de Cali, donde mantenían a su vez todos sus negocios. Le gustaba el alternativo, aunque aborrecía lo mierda que se había vuelto Metallica luego del Black album. “La voz de James ya no es la misma”, me dijo cuando le pregunté cuál era el miembro que más se había ido al traste en la banda. Concordamos, y bueno, así con muchas cosas. Por mi lado, le comenté que prefería Megadeth toda una vida a Metallica, que Phil Anselmo me daba miedo y que era el cantante más bestial que había escuchado, y que sí, como mi apodo indicaba, también me gustaba el glam metal. Me gustaba John Fante y Sallinger, entre muchos otros. Y sí, quería ser un escritor, o ya lo era, y no lo sabía. Perdía mi tiempo contra la pantalla del computador. Tenía un blog.

-¿Esa no es música de maricas?- me preguntó al indagar por el origen de Motley.

– Jajaja, bueno, no faltará el que la escuche sólo por eso-.

– Tú no tienes cara de eso…- dijo, sonriéndome lentamente. Sus ojos eran negros, demasiado negros. Su piel muy blanca.  Tenía unas pocas pecas en los pómulos.

Las cervezas corrieron, igual que las risas. Éramos un par de imbéciles desilusionados de la vida. Dos ratas más nadando en una alcantarilla que no parecía acabarse nunca, que no quería desembocar en el vertedero. Esperábamos el vertedero. Esperábamos el revolcón con la mierda, para ver si lo sucio nos hacía espabilar y coger un nuevo rumbo. ¿Había un nuevo rumbo?, no lo sabíamos. La cerveza nos lo había contado en un par de borracheras bestiales que se habían quedado en el olvido. Ambos teníamos veintidós años que habían desfigurado lentamente nuestros rostros. Ella aún se conservaba bella, me costaba verla a los ojos. Yo, por mi parte, tenía un tic en ambas piernas, que antes de los temblores, me hacía agitarlas rápidamente. Caminaba gibado, incordiado, con una sonrisa que era más falsa que un billete con la cara de Luigi.

Pero había algo que nos hacía estar juntos. Las sonrisas eran cálidas, sinceras. Poco más que luces en la oscuridad del bar. Las palabras eran sólo dilatadores de emociones, cables que servían para forjar un nexo metafísico incomprendido.

Duramos un buen rato hablando, hasta que, a eso de las tres de la mañana, nos sacaron a todos del bar. Decidí acompañarla a su casa, era tarde, y bueno, podía pasarle algo. Además, quería estar un rato más.

-¿Cómo te gustan las mujeres?- preguntó.

-Normal…con culo y tetas, supongo-.

-Jajaja, ¡Imbécil!, eso no es a lo que me refiero-.

– Jeje, bueno, no sé… siempre he sido torpe para eso. No busco nada en especial-.

– Ni que fueras marica-.

-BFFF, jeje, no. Bueno, me gusta el contraste del negro con el blanco- dije mientras me detenía en sus ojos y su cabello.

– ¿Me estás insinuando algo?-.

– Nada, nada…-.

Al llegar a su casa, ella aguardó. Me vio un rato. Buscaba sus llaves. Sabía que estaban en el bolsillo izquierdo. “Quiere algo más” pensé, pero esas cosas no pasan en la vida real. Abrió. Me miró con ojos que invitaban, pero la inercia me hizo darle un beso cerca de la boca y despedirme. Nos dimos nuestros números de celular. Me di media vuelta:

-¡Tenemos que seguir hablando!- me dijo, mientras cerraba la reja que daba contra la calle.

– ¡Claro, fue un gusto!- contesté.

Al llegar a casa, una fuerte cagada se asomó en mis intestinos. Me senté, y de ellos regurgitaban cavilaciones y demás esperpentos en guturales exclamaciones. Me limpié, y preparé una ducha con agua caliente. Hunter me miraba: ya no me tenía asco. No temblaba, y la garganta se había aclarado. Ya no tenía ese aliento a pastas rancias y a cadáver descompuesto. La boca me olía a cerveza, a vivo, a un tipo que anda con mujeres de cabello negro y piel blanca.

– Hunter, ya sé que me odias, o bueno, al menos te daba asco verme así. Pero bueno, eres mi hermano, ya sabes, y así como me joden tus vómitos de pelos; a ti te molesta mi tembladera. Ya no la tengo, o eso creo- le dije mientras le servía un poco más de agua.

-Hunter, conocí una vieja, y ya sabes, no es fácil. Creo que había química… Me anotó su número. Pero algo me dice- titubeé- que no la volveré a ver en la vida.

Y sí, al otro día la llamé. Al parecer, ella estaba prendida y no había anotado bien su número en mi celular. Unos pocos días después, decidí pasar por su casa: un enorme aviso rojo indicaba que ella se había ido, que el sitio estaba solo y “en arriendo”. O no quería volver a verme, yo que sé. Unos tres días, mas o menos a la misma hora del día del encuentro, fui con Hunter a ese parque. Los mismos niños, los mismos árboles, la misma gente apretujada en el restaurante, los mismos carros, el mismo smog. Pero nunca, nunca Juliana. Nunca la misma mujer.

Nunca más la volvería a ver.

Superhéroe del siglo XXI

boccioni

Bogotá se cae a pedazos. Bogotá está llorando, la ventana da cuenta de eso. El cielo se desmorona mientras pienso qué voy a hacer. Truena, la mierda de siempre: los recuerdos bañados en lluvia se deslizan por la ventana mientras el granizo intenta romperla. “Lo que te hace feliz luego termina por matarte” pienso mientras me revuelco un rato más en la cama.

Ring/Ring/¡Mierda! ¿quién putas es?/ Los sonidos de un imbécil en busca del silencio.

-Hola- pregunté mientras me acomodaba el pene. Siempre se puede morir de un corte directo a la lengua. Ni hablar de las putas cremalleras.

– ¿Sí, hola? ¿Hablo con el señor Miguel Sanabria?- contestó un autómata tras algún escritorio lleno de teléfonos. Putos callcenters.

– No, el murió…creo que se atragantó con una pizza, o algo así-.

– ¿En serio? ¡Uff! ¡Disculpe, mi más sentido pésame!- dijo sin ningún atisbo de dolor en la voz. Pura y franca hipocrecía. No lo culpo, no se puede querer al desconocido. Igual, a veces es más fácil odiar al conocido, como que con el tiempo se alcanza a ver más mierda de la que uno está dispuesto a soportar: resabios, mañas, costumbres chocantes y todo lo que implica tener consciencia del lugar en que se está parado en el mundo.

– No…tranquilo. Soy su hermano, estamos devastados…- dije intentando calmar la risa.

– Bueno…¡espero tenga una feliz tarde!-.

– Sí, creo que me pediré una pizza…¡hasta luego!-.

– Pe/pero, ¿no era que su hermano había muerto atragantado con una?- preguntó, captando la broma. Su voz destilaba ira: oración tras oración parecía comprender mejor su posición de imbécil en el planeta. Tan sólo otro gordo tras un escritorio de alguna vieja oficina del centro de Bogotá.

– Siempre se puede morir de un infarto post-paja- contesté, no sin antes soltar una leve risa.

– ¡HIJO DE…!-.

Tun/Tun/Traackk/El sonido de las mierdas al caer.

Me reí un rato. Pobre imbécil, jodido tras una silla, buscando vender algún seguro, algún plan de telefonía celular. Otro más que trabaja para que algún otro mucho más lejos viva como un rey sin mover un puto dedo. No éramos diferentes, lo único era que el había sido hoy el entrevistador, yo el entrevistado. En la vida sólo se cambia de papeles, de roles. En la vida se juega con una misma máscara que va cambiando con las perspectivas que se tienen enfrente. De resto somos la misma basura. Cagamos, tomamos, inhalamos:

Nos masturbamos. Así la verga se nos caiga a pedazos.

Decidí hacerme una buena paja. Hacía frío, el día estaba jodídamente lluvioso como para pegar un salto a la calle. Quería algo de aguardiente, pero las provisiones se habían agotado hace unos buenos días. Me quedaba media botella de vino, un tinto argentino que no estaba nada mal. Lo bebí de dos sorbos, antes de disponerme a los placeres del sube-baja. Si algo bueno tiene la “auto-contemplación” es que no importa dónde ni cuándo, siempre se puede disponer a sentirse bien con uno mismo.

Mi pene era una bandera mal izada. Mi pene era el reflejo de un soldado de mil batallas sin ninguna medalla. Mi pene era una casa embargada y a punto de rematar. Mi pene era ¡Ah! ¡MIERDA!

Plaj/Tin/Tin/Arriba-abajo/Arriba-abajo/ El soldado cae en una batalla de aeróbicos televisivos.

Cerré los ojos. El mundo era un lugar mejor. El mundo siempre era más tranquilo luego de una paja. La gente no lo entendía, a veces parecía que aquello les molestase. Pero la calma que venía tras el agite de las vísceras y el retorcer de los ligamentos, desparrámandose en cálido chorro sobre el pecho, lo valía. Lo valía todo. Eso sí, mejor era cogerse una mujer, pero no siempre se encuentra alguna dispuesta a perder el tiempo bajo un ariete disuelto en cortos pero sustanciales encuentros.

Me limpié con una camisa que luego lancé a un rincón del cuarto. Cerré los ojos un buen rato… esperando a que algo pasara. La lluvia había mermado, pero aún se sentía el leve golpeteo sobre la ventana. Me perdí un rato, dándole pequeñas caladas a un cigarrillo que se había encontrado con mi boca. Estaba cansado, dormí un rato.

Me despertó un sueño de mierda. Se la estaba chupando a un negro mientras Ava Devine despuntaba con un dildo mi blanco culo. La cosa no podía ser peor, de fondo sonaba I wanna be sedated de los Ramones, dando paso al aluvión de chorro blanco que se colaba tras mis cejas. Sentí lástima por aquellas que se la habían  tragado, por otras tantas que les había caído directamente a los ojos. El blanco se hacía negro, el negro sabía blanco. Sinestesia. Grité

¡PUTA VIDA! ¡NEGRO HIJO DE PUTA!

Estaba solo. En mi cuarto. Era de noche, prendí la radio. Un bajo se agitaba en un slap furibundo, podía verlo: golpes fuertes, chocantes, rabiosos. Una guitarra se colaba, buscando su lugar, “¡PUTO SOLO! ¡MEGADETH!”. No había nada mejor que Trust.
Me puse otra camisa y salí a la calle. Afuera, un imbécil intentaba coger un bus. Olía a mierda, agitaba su brazo frenéticamente, buscando que alguien lo viese: buscando que alguien se detuviera a contemplarlo. De su axila se desprendía un aroma dulzón, una mezcla de sudor y loción barata que se cocía debajo de aquel traje. Los putos oficinistas, con la mierda de siempre. Los putos y olorosos oficinistas, con su mirada agobiada y su cara estreñida, con sus axilas sudorosas y sus comentarios pseudo-inteligentes, pseudo-intelectuales, post-apocalípticos.

Sentía lástima y asco por ellos. Sentía unas ganas de hacerme una paja y llenar la calle con mi esperma, dejar de lado las basuras y la mierda que se escurría bajo tierra, en numerosas tuberías que acabarían en algún río, en mi carne, en mis verduras, en mi cerveza, ¡EN MI MALDITA CERVEZA!

Corrí hacia la tienda más cercana. Unas dos cuadras, mas o menos. Me detuve, hice la pregunta que nunca falla, la que siempre llena de esperanza los días en que todo se fue a la mierda…los días en que se tiene qué trabajar, maldición bajo la cual los oráculos de la libertad claman la emancipación del hombre, su evolución. La tergiversación más cínica, lo que no cuenta la prensa es que el puto trabajo lo deja a uno desgastado, jodido, con los músculos magullados y la cabeza inundada de inodoros y noticias…

-Señor, ¿a cuánto la botella de aguardiente?- pregunté, intentando retomar el aire.

– A veinte mil…- contestó con cierto aire resentido. Con cierto aire que me recordó que hoy era martes, y que aquel tipo tenía que trabajar al otro día. Me envidiaba, lo sabía.

– Regáleme una, también unas cervezas, por favor-.

-¿Cuántas?-.

– Unas seis…si puede también póngame una botella de vino en la bolsa, por favor- contesté con cierta preocupación. Le debía dinero, el hijo de puta se acordaba. Rió. Era su momento de vengarse.

– Claro, ¡claro!- gritó entre bufidos que se asemejaban a una risa- pero…me debe treinta mil pesos, vecino-.

– Tranquilo, coja hoy el sobrante y mañana traeré el resto- dije, intentando ocultar el resto de billetes que tenía en la billetera.

– Hum…¡JAJAJAJAJA, NI MIERDA, O PAGA TODO O NI MIERDA!- Gritó, lanzando golpes sobre el mostrador. De su boca se escurría una baba verdosa, espesa, casi coagulada. El hijo de puta se había vuelto loco, no lo culpo, para eso es el mundo. Estamos encarcelados bajo el seguro social, el trabajo, los impuestos, las facturas y toda esa mierda que impide clavarse un buen trago o una buena cagada sin complique.

– No tengo, pero como le acabo de decir, mañana le traigo todo-.

– ¡NI MIERDA, BORRACHO CABRÓN!-.

– ¡A LA MIERDA SU PUTO TRAGO!- grité, no sin antes escupir en el suelo.

Al salir, me percaté de que el resto de estancos estaban cerrados. “Estoy jodido” pensé. Sabía que al llegar sólo me esperaba un apartamento oscuro, un gato pedorro, una alacena plagada de cucarachas, y un puto televisor. “¡Carajo! ¡A esta hora sólo dan las putas noticias!” grité para mis adentros. Caminé, las dos cuadras que me habían tirado a aquella puta tienda. Las dos cuadras que me separaban de la insatisfacción del trabajo, de las facturas, de las bombas que caían a diario en este país de mierda. Bogotá nunca será un lugar para descansar. Bogotá no es más que otro cementerio más sobre el cual follar.

Al entrar, saludé al gato y me fui corriendo al baño. Una cagada bien espesa se asomaba, caliente, de las buenas. Prendí un cigarrillo. Corrí la persiana. “Ojalá alguien la huela…ojalá” pensé mientras mi culo eructaba.