Feliz (al tenerme cerca)

edvard-munch-five-puppies-on-the-carpet-1919

“Quiero ser feliz. Brutalmente feliz.
Como un ser humano” Roberto Arlt.

Feliz,
Brutalmente feliz,
Como si de cualquier ser humano
Se tratase,
Como si las luces serpentearan el cielo
Y mi sombra fuese fuego,
En busca de mí.

Feliz,
Bestialmente feliz,
Como los perros en la noche
Acurrucados en sus sábanas,
Ladrando a la vida como si de
Seres humanos se tratase.

Feliz,
Como el recuerdo de medianoche,
A la espero del niño que deambula
Por la calle soleada,
Huyéndole al tiempo,
Posponiendo el deber.

Y toda esa vida, todo ese tiempo,
Toda la calma de la hierba amarilla
Incinerando los prados,
De cara al viento,
De frente al dolor,
Me recuerda la alegría
Que no tengo,
Que no habito,
Que otros conocen y
Comparten,
Como si de seres humanos se tratase.

Por eso vivo con los dientes puestos
Sobre mi propia carne,
Con el azadón incrustado
En mi propia tierra,
Sembrando sangre en el cielo
Para que lluevan estrellas,

Esperando a vivir,
Siendo feliz,
Brutalmente,
Inocentemente,
Como el perro que gime
Y bate la cola,
Al tener miedo,
Al sentirse vivo,
Al tenerme cerca.

¿Fácil?

galleta

¿Te dijeron que era fácil?
¿Te dijeron que saldría bien?
No, amigo, no es así
Te vendieron una película
De Disney
O de Pixar
Pero no la vida
Esa no es así
Esa no se compra
Se vive
Difícil
Pero toca.

Querías un carro
Último modelo
Una rubia
Derrapar sus curvas
Dinero
Ojalá sin trabajo
La lotería
Esa que no toca
Pero que muchas veces
Tú compras.

¿Lo lograste?
No.

¿Y entonces crees que es fácil, eh?
¿No te da asco?
No,  seguramente no
La vergüenza se pierde en el primer trabajo
En el primer escupitajo
En la primera sonrisa
Que no es sincera
Que es seca
Y que adentro quema.

Y luego vienen las facturas
Las deudas
Las tarjetas
La mierda que no cesa
Y que uno siempre se pregunta
¿Acabará?
No lo creo
Eso no pasa
No hay finales felices
No hay Disney que valga
Sólo la vida
Intranquila
Indecente
Temores
INCLEMENTES
Y la mierda que se es

Lo que nunca se deseó
Lo que en algún momento
Se perdió.

¿Y ahora me preguntas,
Si vivir es fácil?
¿Si algún día
Todo saldrá bien?
Lo dudo
Sólo a un imbécil
La dicha le arrastra los pies.

Momentos.

Me pregunté varias veces si algún día llegaría
El momento en que la sonrisa se pudriría
En un gran trazo pintado por un anónimo.

Me interrogaron los momentos en que creí estar contento
Los días en que más rabia me daba
Los días en que la desdicha se dibujaba en mi cara
Para al final sólo sentir el puto descontento.

Y me bajaba varios tragos
Algunos dulces, otros amargos
Para sentir el ardor en la garganta
La sensación del vómito
Rebeldía barata de cualquier alcohólico
Que de sus vísceras explota
Para teñirlo todo
De su olor nauseabundo
Aullidos que salen de lo más profundo
Otro humano que se destruye en su pugna con el mundo.

Por eso un día pretendí vivir sin ello
Sonreír para no parecer otro esperpento
Mantenerme allí para no sentir el frío del mundo
Que en su lejanía se vuelve murmullo
Y en su cercanía tan sólo genera malestar
Recuerdos de los días en que se tuvo felicidad.

Pero esas cosas ya no importan
No valen la pena
Yo sigo aquí, en el mismo cuerpo
Despreciándolo todo
En medio de mi puto resentimiento
Porque soy un hijo de perra
Que sólo se entiende en su descontento.

Ojalá algún día
Alguna tarde
Ojalá nunca de noche
Me de cuenta
Que nací para estar muerto.

Otro entusiasmado con el féretro.

Reflejo de nuestra identidad.

Lo que fui se fue
Tras una cisterna fugitiva
Que sin dar adiós
Despidió mis desechos.

Y en el camino
Descendiendo por la cañería
Me choco con las esquinas
El moho de una sociedad corrompida
Que ni sus tubos sabe cuidar.

Y en el camino
Mi aroma impregnado de mierda
Me hace vomitar
Y siento las vísceras
Quebrarse contra mis huesos
En aullidos resquebrajados
Como la cisterna al bajar
Como la luna tras las fábricas
Un puñal que se hunde tras la carne
De otros tantos que al morir
No quisieron callar.

Y al caer
Siento el cuerpo impregnado
De todo los despojos
Un ser en remojo
A punto de explotar
Porque ni siquiera
Al final del camino

Encuentro felicidad.

Todo está muy mal
Es reflejo de nuestra identidad.