Desterrados

código de barras

Demasiado sucios para ser vistos
Parados en medio de la calle,
Pasan desapercibidos
Ahí están los que ayuda necesitan,
No tienen nada, sólo les queda la esperanza
Hacen cola fuera del edificio,
Me ven entrar…
Yo entro, ellos no. Aún no.
Puede que nunca entren.

Sus ojos, extraviados,
Miran hacia el suelo
No me determinan
Revisan sus zapatos
No hablan,
Están cansados
De ellos, de todos,
Cansados de no ser admitidos
Aburridos de ser rechazados
Demasiado atareados como para hablar
No se miran
No se hablan
Sólo caminan
Un paso tras otro
Uno tras otro…
Sin siquiera tocarse.

No se quieren
Se desprecian
El odio al parecido
Lo odian todo
Y no odian nada,
Están ahí por inercia
Nada les queda
Excepto la esperanza.

Nada les queda,
Excepto ellos mismos
Voluntad hecha ceniza
Un cuerpo derramado en migajas.

Subo por el ascensor
Los miro desde arriba
Sólo sé que sintieron mi olor
El olor débil
El olor de la desigualdad
Loción
No es sudor
Ni su sudor,
No es un cuerpo vivo
Fue un muñeco el que pasaba
Por el mostrador.

Los veo desde arriba
No miran hacia el cielo
No les interesa
Dios no ha muerto,
Para ellos no.

Yo sigo sin entenderlo.

Entran despacio
Agachan la cabeza
La agachan y se quitan los sombreros
Las gorras, los pasamontañas
Se quitan todo,
Casi al descubierto,
Se detienen
No los requisan,
Sienten que está mal
Acostumbrados a la desidia
Transitan,
Sean hombres o mujeres
Su propia fuerza los sostiene.

Son los olvidados
Esos que van allí
Al lugar donde estoy
Donde me piden estar
Donde no quiero estar,
Van allí en busca de lo que todos
Les han quitado atrás,
Buscan el consuelo,
De saber que hicieron algo más
Que lo hicieron todo,
Siguen luchando
Sin final
Sin armas
Sin balas
Con el cuerpo hecho cenizas
Y el alma que se agita entre las vísceras.

Se colocan de nuevo en fila
Uno tras otro
Como hormigas
Como cerdos dispuestos a morir
Agachan las cabezas
Sus nombres se pierden
Se espantan
Tras la boca de la secretaria.
No hablan
Asienten
Al llamado
Como si fuese
Su propia muerte.

Me llaman a mí
“Cabrera Andrés”
“Cabrera Andrés”
Turno 28
28 es un turno
28 es un número
Hecho de carne
Y con más espíritu
Que todos los que ayudan
En este sitio.

“¿Podrá ayudarme?”
Pregunta,
“No lo sé”,
“Intentaré”
Le contesto.

Y nadie nunca sabe
Lo que terminará de pasar.

“¿Podrá ayudarme?”
Nunca me contestará.

Advertisements

Culminación del dolor: La senda del perdedor.

pic-bukowski1

Un pequeño homenaje a Charles Bukowski en el día de sus cumpleaños.16 de agosto de 2013.

Nos dijeron como vivir
Y se olvidaron de enseñarnos
A maldecir,
Nos dijeron que saldría bien
Que todo al final estaría bien
Y Nos tiraron ahí:
Con la sangre en nuestras manos
Y el llanto de la vida.

Nos enseñaron a perder
Nos criaron para perder
El primer suspiro, la primera partícula de aire
Fue llanto, dolor
De haber dejado el paraíso,
Llegamos a la tierra
A sufrir,
A perder,
A perder hasta algún día
Ser felices.

Vivimos con esa esperanza
Luchar todos los días
Levantarse cada mañana
Gritar en silencio
Romper las paredes
Escupir desde el fondo
De las entrañas;

Y todo sirve para nada.

Perder,
Para ver si algún día
El destino se amedrenta
Mira los ojos
Siente la sangre
Emanando de los poros
Y se calma,

Y me deja ser feliz.

Nunca pasará
Nunca será
Todo al final
No deja más que muertos a los pies
Cadáveres de amigos
Demasiados enemigos
Y el cansancio de luchar.

Pocos nacen para ganar.

Yo perderé,
Hasta que el cuerpo deje de cicatrizar.

Gotas.

paul klee

La gota que cae
Y no llega a nada
La vida que sigue
Con sabor a pernicia
Y yo que aún
Sigo sin avaricia.

La gente se mata
La gente, los perros
La vida se aniquila
A sí misma
Como si vivir fuese el único mal
Y todos lo tuviésemos que
Aniquilar.

Los segundos se escurren
La carne se agrieta
Los pensamientos se hilvanan
Al compás de la botella
Sigo aquí,
Sigo aquí
Sigo aquí mientras no me tengo
Sigo mientras me extingo
En la precisión del minutero
En la desazón del reencuentro:
Conmigo mismo
Con ese que se levanta
Y piensa:

¿Qué queda?
¿Qué queda?

Y no queda nada,
Y vuelve a empezar.

Y sigo caminando
Igual, sonriendo
Sonriendo,
Como si nada
Dolido
Hasta de respirar.

Vivir es muy duro.

Vivir es tan duro que pocos viven
Y muchos caminan
Vivir es tan fuerte que todos lo olvidan
Al instante de nacer
Vivir es tan triste que lloramos al ver;
y nos retorcemos y buscamos
La oscuridad,
La oscuridad del vientre
En el abrazo de la madre.

Por eso
Hoy,
Vivo aferrado
A la nada,
Y sonrío.

Sonrío así
No quede mucho
Para sonreír;
Sonrío mientras todo da razones
Para morir.

Como si las gotas cayeran
Y no quedara nadie
Para verlas.
Yo seguiré allí,
Mientras los muertos recuerdan a los vivos.

Mientras me tenga a mí
Seguiré allí,
Y los orgasmos se escurran
En la memoria
Y las risas se estrujen
En estos días,
Sin gloria
Sin pena
Pero con cierto aire
De dolor
Que sabe a esperanza.

Todo lo que está pasando.

Noticias del mundo20

Todo lo que está pasando
Es lo que cuentan
En la prensa
En la radio
En las noticias
Y yo, aún ni me entero.

Todo lo que cuentan
Que un país elige
Otro presidente
Que la región busca
Otro gobernante
Que los presidentes
Santos y Uribe
No se quieren
No me importa
Y no sé la gente
Qué pretende
Cada vez
Que quiere “informarse”.

Yo sé qué es lo que importa
Y eso no lo cuentan
Llanamente.

Sé que mientras escribo
Un oficinista sonríe
El trabajo es su vida,
Una mujer llora
Poniendo el culo por dinero,
Un tipo esclaviza a
Varios niños
Países enteros se matan
En nombre de la democracia,
Y otros tantos “ricos”
Le venden armas a otros
“Pobres”
Que necesitan sobrevivir
Otra guerra
Esta desgracia.

Una guerrilla “negocia”
Asesinando a campesinos
Y un gobierno displicente
Subyuga a su gente
Y le vende mentiras
Esas que todos los días
Esparce
En las noticias
Del mediodía.

No hay paz
Hay guerra
No hay amor
Vivir es violencia
No hay vida
Sólo hay desidia
No hay gente
Sólo hay dolor
No hay esperanza.

No hay esperanza.

Y entonces
¿Me pides que vea las noticias?
Yo sé que pasa
Esto está jodido
Y la gente,
Nada que se levanta.

¿Casa?

 ParaOskarPanizza_191718_leosobrelien

De un tiempo para aquí
No quiero salir de casa
Estoy intranquilo
Pensamientos
Confundidos
Y la mierda que no baja
Y todos quieren que salga
Que esté tranquilo
Que sonría
Así sea
Sin gracia.

De un tiempo para acá
No encuentro casa
Estoy perdido
Y la mierda no baja
¿Dónde está el consuelo?
¿Dónde está la rabia?
¿Esa que nunca
Me abandonaba?

De un tiempo para acá
Estoy lento
Los placeres
Se cuecen secos
Y la mierda
Que no baja
Se escurre
Por la garganta
Y entonces
No hay cerveza
Ni licor
Que calme
Las entrañas
Y todo se pierde
En la mirada al suelo
En el golpe del zapato
Contra el cemento
Suave
FRÁGIL
Extraviado.

Y entonces
¿Qué me calma?
¿Sigo vivo?
Sólo queda el consuelo
De la hoja en blanco
Basura que se escurre
En la pantalla
Titilando.

Puede que algún día
Las balas se agiten
Y la tranquilidad
Encuentre consuelo
Sea en una reja
Sea bajo una cama
Escondido
Tras las persianas

Puede que algún día
Todo salga
La pantalla esté llena
Letras disparadas
En ráfagas anisadas
Y sólo quede
La intranquilidad
Esa de siempre
El impulso inconsciente
Y alguien me diga

“Aún tienes esperanza”.

Aún tienes esperanza.
Aún tienes esperanza.
Aún tienes esperanza.

La gente
Sólo se mata.

Te querré un mañana.

Me levanté con ganas
De mandarte a la mierda, de besar tus migajas
Vaciar el recuerdo, perderme en la resaca
De tirar las alhajas y amarte con más ansias
Pero el recuerdo se me ha perdido
En una botella cuyo fondo no he bebido.

Te pensé varias mañanas
En las que la caminaba
Con la mirada enceguecida, con la risa magullada
Momentos de más rabia
Y aún la memoria no me fallaba.

Pero “¿Qué queda después?”
No somos nada
Tras el rincón yaces despistada
No puedo creer
Que te quiera con tantas ganas.

Y cada quién hizo su día
Destruyó la monotonía y paseó por otras vidas
Y ¿Ahora qué?
Me pregunto con las lágrimas atoradas
Y las dudas calcinadas.

El tiempo ha pasado
Y ha dejado todo regado
De mis días quedaron rezagos
De los tuyos aún no me he enterado
Pero “¿Qué puedo hacer?”
No nos queda nada

El recuerdo arde en la garganta
Mientras delirios azules
Se atosigan en mi mirada
Pupilas perdidas
Noche maltratada
Mañana será el día
Te maldeciré en la madrugada
Destruiré el recuerdo, risa coagulada
¡Puta vida!
Te querré entre mis andanzas
Mearé en la esquina de la esperanza.