De qué hablábamos cuando hablábamos de amor.

edvard-munch-eye-in-eye-1347906697_b

Yo sé de que hablábamos
Cuando hablábamos de amor,
Cuando recordábamos el cuento de Carver
Y yo te decía, que, al menos en esos casos
Tocaba estar mejor,
Tocaba seguir, tomárselo con calma
Y tú me decías, que, bueno, puede que sí
Pero que ya habías lastimado,
Y entonces se te asomaba,
Un leve suspiro
Y de los labios, brotaba una sonrisa.

Mirabas al cielo
Con asomo de llanto.

Los dedos se mecían sobre las palmas
Y se caían al tocarse,
Y yo seguía recordando a Carver.

Luego nos levantamos
Nos fuimos
Seguí solo
Caminé unas calles
Miré hacia el cielo
Puede que lloviera
Puede que llorara
El cielo.

Me despedí de todo
Y me fui pensando
En eso que hablábamos
Cuando hablábamos de amor.

Prendí un cigarrillo que destripé en la calle.
Y quedé solo
Con la esquirla apagándose
Tras el viento.

Advertisements

Un matrimonio feliz…

Cuadro de Velpister Peter Jensen

Dibujo de Velpister Peter Jensen.

Miguel nunca se asombraba. No tenía por qué. Aquello era la radiografía de sus días, el espejo que siempre lo dejaba pendiente. O más bien, en su propia e inclinada pendiente. María lo veía. Le pasaba un café. Inclinaba la bandeja sobre la mesa, lentamente, dejando que sus senos se escurriesen un poco más allá de la ingratitud del brassier.

-Amor… cuidado te caes- dijo Miguel, mientras sus ojos divagaban tras el balón. Se preguntaba si Milan sería mejor que Piqué, o si un hijo de Puyol podría ser igual de feo a su padre, eso sí, contando con la buena genética de su madre.

-Tranquilo, sólo quería traerte un café- contestó mientras se abultaba los senos contra el escote. En el suelo, una cucaracha se paseaba en dirección al sifón del baño  de huéspedes. “Tendré que arreglarlo”, pensó María. Siempre para sus adentros. Como si pensar fuese tan sólo un desliz de personalidad.

-Ya…gracias, bebe- exclamó Miguel, mientras su mano se estiraba en dirección al mullido culo de su esposa.

-¡Ay!, ¡Amor!-.

-Casillas no coge una, y el puto Barcelona está que nos lo clava-.

-¿Clavar?-.

– Sí, mierda… meter gol. No entiendes un carajo. Deberías ver fútbol, para ver si te culturizas-.

Piqué se la pasaba a Messi. Messi corría. Siempre corría. “Como un perro tras la pelota” pensaba María. Nunca lo decía. “¡COMO UN CRACK, MIERDA, COMO UN CRACK!” gritaba Miguel. “¿POR QUÉ MIERDA ES DEL BARCELONA? ¿POR QUÉ?” rugía Miguel. No lo entendía. La televisión enfocaba a Pep. “Puto Pep, ese sí que era un 5”. Pero el tenía a Mourinho, que no era más que un “portugués de mierda”. Lo odiaba.

-¡MARÍA, CARAJO! ¡QUIERO UNA PUTA CERVEZA!- dijo Miguel, viendo como un par de gotas de saliva se escurrían por el control del televisor.

-¡Ya voy, mi vida!- contestó María, bajándose un poco el escote y ajustándose la falda más a la cadera.

– El hijo de puta de Messi nos va a joder, ¡mi-mi-mierda! ¡MARÍA LA CERVEZA, ORCA MALPARIDA!-.

– ¿Qué me dijiste?- preguntó María.

– Mujer, mujer…sólo quiero una cerveza. Eso es todo. El resto me lo guardo. Si no te gusta, bien puedes largarte-.

– ¿Por qué nunca puedes decirme nada bonito, Migue?-.

– Si tuvieras un culo bonito, te lo recordaría todos los días- replicó Miguel, mientras se rascaba los testículos.

– Ya no eres el de…-.

– ¿El de qué?- interrumpió Miguel.

– El de…bueno- contestó María, mirando hacia el baño de huéspedes. El sifón parecía estar bien. Tal vez sólo era cuestión de llamar al fumigador. “No se puede vivir con cucarachas. Siempre terminan aplastadas” pensó- el de antes.-.

-Tú tampoco. Mira, te lo voy a poner así. Fácil. ¡SENCILLO!. Para que no me jodas. Yo trabajo. Tú no. Yo gano. Tú no. Yo quiero ver un PUTO PARTIDO CON CERVEZA, ¡Y MI MUJER NO SIRVE NI PARA ESO! ¡MIERDA, NO ERES SHAKIRA! ¡NO ERES NADA! ¡OTRA GORDA HIJA DE PUTA MANTENIDA Y DERRENGADA!-

Plaj/ajj/¡Ay!/¡PERRA DE MIERDA!/Tan sólo una caricia.Tan sólo un matrimonio.

-¡Miguel! ¡P-p-pero qué mierda!- gritó María, sintiendo su mejilla arder. El golpe había sido seco, preciso, muy de Miguel. Igual que sus piropos. Igual que los primeros besos.

-¡Eso sí te gusta! ¿No? ¡TE GUSTA, SÍ, ARRÁSTRATE, COMO UNA PUTA CUCARACHA!- contestó Miguel. Alzando de nuevo el brazo. María se retorcía. Sus ojos eran un par de canicas que se estallaban contra las ventanas del apartamento. Su boca era tan sólo un manchón rojo, una esquirla, un recuerdo perdido bajo las sábanas prematrimoniales.- ¡ANDA, VEN… ARRÁSTRATE, MUEVE EL CULO!-.

-¡Hijo de puta!- contestó María mientras veía a su marido. Miguel, el buen muchacho. El amigo de todos. El más querido del barrio. Aquel que dejaba el trabajo para llamarla, para enviarle un ramo de flores. El mismo que…

PUM/PUM/¡Ouj!/¡A MI NO ME INSULTAS, PERRA!/Los suspiros del primer bebé. 

Diciembre 24 de 1986.

– ¡Amor, ya casi está la comida!- dijo María tras tomar una copa de vino.

– Qué bien, ¡No puedo creer que sea nuestra primera navidad juntos!- contestó Miguel, acercándose lentamente a su mujer.

María. Su mujer. Aquella del cabello café. Ojos azules. Un culo hermoso. Y ni hablar de sus tetas. María, la mujer que siempre había merecido. La única capaz de ser su esposa. Su cintura era suave, delgada…eléctrica. Al tocarla, sus manos se escurrían y su boca volvía a la persecución: su boca le era esquiva. Sus labios se mecían entre los suyos, pero las lenguas no se tocaban. María, qué putita. Luego te rompo el culo. Iremos al estadio. No, no quiero muebles rosados para la sala. La nevera está bien… ¿Para qué más grande?, no, no quiero ir a donde tu mamá. La noche es para los dos…

La vida era para ambos. Pero no sé qué pasó.

Noviembre 10 del 2005.

-¡Me largo, no me aguanto más esto!-.

– Lárgate zorra…lárgate. Ve con tu mamá. Llórale al viejo hijo de puta que te parió- dijo mientras le pisaba la cara.

María odiaba esas botas. Las putas Brahma. Siempre tan fuertes. Brillar la punta de metal costaba su buen tiempo. Su tiempo no valía. Las botas costaban doscientos mil pesos, y eso que en descuento. “Una ganga, María…una ganga, cuídalas más que tu vida” contestaba Miguel cada vez que ella le decía que las lustrara él mismo. Eran pesadas. El metal pesaba, y eso que sólo estaba incrustado en la punta. Era frío. Sus manos lo sentían, siempre tras el trapo. No había querido conocerlas…al menos no, tan de cerca.

Praj/Tak/Tak/ Los sueños de un matrimonio.

No habían tenido hijos. No sabían por qué. Según Miguel, los médicos de la ciudad eran hinchas de Millonarios. Y si lo eran, sólo podían ser unos farsantes. “Unos mierdas, María…unos mierdas” contestaba cada vez que ella le sugería acudir a alguno. María no entendía muy bien qué era lo que pasaba. Se sentía joven, bella…sana. El sexo no dejaba de estremecerla. El empuje la condenaba a arquearse…sacudirse incrustada, saltando bajo la pendiente del pecho de su marido. Sus besos eran cálidos, potentes… lo sabía. El amor se escurría en hematomas, en pequeños cráteres que se abrían tras el paso del volcán. Saltaba… saltaba. Miguel se sacudía. La abrazaba fuerte, se escurría. Cerraba los ojos.

Ya fue, mi vida. Ya fue…

-¡TÚ SABES QUE NO PUEDES VIVIR SIN MÍ!-.

-¡Me largo! ¡Ya no seré más tu esclava, Miguel!-.

Tu/tu/PUM/El sonido del despertar. 

La puerta se cerró. Diecinueve años se habían ido al traste. Piqué se la tocaba a Xavi. Iniesta se iba por la banda. Pase a Messi. Pared con Iniesta. Villa en el área. Pedro acompaña.

-¡Y ya fue, señores!, Messi…centro, Villa, ¡GOOOOL! ¡GOOOOLAZO DEL BARCELONA! ¡VILLA A LOS OCHENTA Y SIETE! ¡Y EL REAL QUE NO RESPONDE!- Rugía el televisor.

María no contestó. El Real tampoco. La llamó. Cinco veces. Una por minuto. Añadieron dos. El partido se acabó. Su cerveza también. Fue al congelador. “Mierda…no hay cerveza” pensó. Se levantó, fue a la nevera. Vio el sticker de las compras sobre el mesón de la cocina. Lo leyó:

Para el supermercado:

  • Dos paquetes de cerveza: Águila o Costeña.
  • Tres pacas de Marlboro rojo.
  • Tocineta y huevos.
  • Tres botellas de aguardiente. Ojalá Néctar.
  • Dos botellas de vino tinto.

Era la letra de María. Era roja. La tinta era negra. No tenía nada… se había ido. No tenía nada… y ya habían cerrado el supermercado. No había respondido. El Real había perdido. Fue al baño, y prendió el último cigarrillo. Al final, los sorbos eran cada vez más rápidos. Al comienzo lentos, en la mitad constantes, luego fuertes, apretujados, rápidos…atosigados. Lo escupió. Y María se había ido. “¿Y ahora qué?”, pensó, mientras apagaba el televisor.

Tan sólo otro día…

Me detuve un momento a pensar en cómo todo había terminado de aquella forma. Me encontraba en la mitad de una calle sin salida, con avenidas e intersecciones, pero sin ningún escape que valiera la pena. Prendí un cigarrillo, sin entender por qué lo hacía. No fumaba, antes bien lo despreciaba. Pero era necesario, imprescindible, casi vital. Lo sentía al depositar en las manos de aquella vieja las monedas. Todo me temblaba y tan sólo deseaba la tranquilidad del sorbo al pitillo.

Me dediqué a absorberlo. Primero lento, luego frenéticamente. Sentía la nicotina incinerarme la garganta y caer espesa bajo mi nariz. No tenía sentido, pero era lo que había. Me senté en una banca a pensar un rato, a ver si la vida se pasaba ante mis ojos, despacio, tortuosamente. “Nunca un recuerdo es dulce si aún no se vive igual en la actualidad” pensé mientras tiraba la colilla al suelo.

Tan sólo quería una cerveza.

Me paré de la silla, caminé unos cuantos pasos. Sentía la garganta reseca y los labios quemados. Pero eso no importaba, tan sólo caminaba y miraba para todas partes: los soldados del gran siglo, oficinistas desempleados, divagaban con gesto estreñido a mi lado. El semáforo indicaba la señal de entrada, de salida, los gritos del jefe, la orden de una sociedad que se movía frenética con o sin ellos. El asfalto parecía ser su brújula, la mirada gacha lo indicaba. Sus pasos eran uniformes: lentos, pesados. El olor a colonia yacía descompuesto por todas partes, demasiado cargado de sudor, demasiado lleno de mierda.

Tan sólo el transcurrir de otro día.

Dejé de pensar en eso, no tenía sentido. “Después de un tiempo todos se vuelven adornos de un paisaje demasiado gris” me dije mientras avanzaba hacía el otro lado de la calle. Volteé a la derecha y me vi en la tienda del barrio. Ya no estaba, ahora había un Éxito. Otro supermercado de cadena que inflaría los precios de la zona y no me dejaría pedir rebaja. Otro sitio más sin personalidad que aullaría las 24 horas con su aviso de neón impersonal, demasiado lejano como para permitir el trato humano. “A la mierda” me repetí mientras me devolvía a la otra esquina.

Compré un par de cervezas y caminé sin un rumbo fijo. Mis pasos se veían agitados por el golpeteo del bastón que tenía en mi brazo derecho, y que me servía de apoyo cada vez que pisaba un hueco o alguna mierda. No pensaba en mucho. Quería algún trago, a pesar de cargar seis cervezas en la bolsa que tenía en mi mano. Necesitaba mucho, demasiado. Más del que mi cuerpo permite.

Necesitaba perderme y no ver a tanto imbécil reír por todo. Necesitaba un descanso ante tanto estúpido que acepta con serenidad su “destino” mediocre, esos resignados de rostro uniforme y sonrisa constante cuya mendicidad se les dibuja hasta en el rostro: empleados de una vida que no supo qué hacer con ellos y decidió esclavizarlos.

Yo no quería ser esclavo, no lo necesitaba. No tengo mucho, tampoco. Vivo en un apartamento pequeño en un bonito lugar. Pero el miedo sigue latente, el miedo es una constante que se me aparece en la cabeza cada vez que la recuesto contra la almohada buscando el auxilio de la inconsciencia.

El miedo es eso que te surge en medio de una paja y hace que no puedas tener una erección. Antes bien, se ve cómo las mismas aspiraciones y gallardía de antes descienden hasta empequeñecerse, hasta sentir el dolor en las gónadas.

Me habían llamado/Me estaban buscando/En cualquier momento lo harían/Sería expulsado/5 años a la caneca/Pensamientos de un imbécil que busca consuelo en su misma incapacidad.

No había ido al trabajo. No quería atender los casos. No me importaba ya la gente, tenía mi cabeza hecha pedazos y quería empezar a recoger los despojos. “¿Acaso no pueden entenderlo?” pensé mientras me tomaba la sexta cerveza y cogía el bastón. La calle me esperaba. La calle era el sitio donde desahogarse y soltar un eructo bien sonoro, un quejido que saliera de lo más hondo.

No, en realidad tan sólo compraría más cerveza. Tal vez una botella de aguardiente. La necesitaba, era necesaria. Las pupilas se me dilataban con cada luz que estropeada llegaba cansada a mis ojos. Sentía que los colores empezaban a disolverse, a pesar de que no llevaba mayor cosa. “Ya empecé a joderme” me repetí a mí mismo mientras llegaba a la tienda. La paranoia estaba llegando a umbrales de desesperación que no conocía y que nunca llegué a pensar que llegaría. Ya no usaba celular, su timbre me hacía temblar y decidí dejarlo descargado en una esquina de mi cuarto. Los correos se habían convertido en memorandos de algunos imbéciles que se desquitaban con el más inepto de la oficina.  Me necesitaban y yo no quería ir. Me necesitaban, pero yo ya no estaba allí.

Llevaba bebiendo varias semanas, casi todos los días. Creo que ya me había llegado la factura por tanto desmadre. Necesitaba calmarme.

Necesitaba calmarme.

Compré un ron barato que me bebí de dos sorbos. En el camino. Como otro Vagabundo del Dharma: “Gary, Ginsberg, Kerouac, ¡sálvenme, mierda!” recitaba en mi cabeza. Golpeando el pensamiento contra todos los muros de la conciencia, demasiado salvaje para estabilizarse. Pedía ayuda a la gente equivocada, pedía ayuda a los únicos que sentía que podían comprenderme.

Entré en el apartamento. La puerta rechinó, como nunca lo hacía. Ya sentía el calor en el cuerpo, a pesar de los 20 grados que debían estar haciendo. El calor de todos los días, el calor de la cobardía y la resignación. Decidí abrir una cerveza, por suerte había traído un backup.

“Nunca se sabe” dije mientras el crujir de la lata me hacía recordar que seguía vivo. Una fina línea de sangre se escurría por mi mano. Me tomé otra cerveza y abrí el correo. El dolor era profundo pero demasiado liviano.

Habían cosas más jodidas de qué pensar. El cuerpo es una carga, la mente malestar.

“Señor Andrés Mauricio Cabrera:

Reciba un cordial saludo. Le recordamos que, ante su no comparecencia a las oficinas del consultorio jurídico de la Universidad, hemos decidido hacer un último llamado antes de tomar las medidas que corresponden al caso. Como usted bien sabe, la sanción ante su frecuente displicencia en las labores es un proceso disciplinario que podría incluso llevarle a la expulsión.

Esperamos no tengamos que recurrir a estas medidas,

Atentamente,

Me chupa el culo
Monitor del área de derecho y otras mentiras.”

Había llegado. El momento llegaba en forma de pantalla titilante y colores disfusos. Me había jodido. Destapé otra lata. La noche ya era corta pero mis problemas ya eran largos.

“A la mierda el trabajo, ¡hijo de puta disciplinario!” grité mientras salía a comprar más cerveza. Grité mientras me reía del mundo con todas mis fuerzas.

El parque.

Eramos yo y un cigarrillo que se diluía en una boca que parecía no desearlo. Aquel parque se había convertido en  el centro de operaciones de una organización que no pedía dinero sino tan sólo un escape. Eramos drogadictos, putas, indigentes, vagos y artistas confabulados en una cuadra que nos hacía olvidarnos de las calles plagadas de neón y avisos de cosméticos.

– Eh… otro cigarrillo, por favor- dije, intentando ocultar una chupón que tenía en el cuello.

– ¿ De los mismos?- preguntó aquel viejo que parecía haberse perdido de cuadra. Su mirada extraviada parecía constatarlo.

– Si, por favor-.

Caminé alrededor del parque, aspirando a intervalos entrecortados aquel cilindro de tabaco y otras mierdas que terminan de joderte. Pero no me sorprende, antes me relaja. A veces creo que la sociedad es tan sólo un cofre lleno de jeringas de varios tipos donde tu escoges aquel placebo que te aliviará el dolor de los días venideros. Al rato decidí sentarme. Las piernas me dolían, sentía como si mis venas fuesen a implosionar y tenía un dolor de garganta asqueroso.

Por un momento me vi perdido en los días en que el traje y la corbata habían sido una constante, donde el progreso se traducía en una cuenta bancaria rebosante y la estabilidad en unos recibos con un sello que decía “pagado”. Sí, era un buen ciudadano. Sí, otro hijo de puta y ya.

El mercenario del siglo XXI,
Que cambió el fusil por la corbata,
La eyaculación del sistema,
Otro cero en una cuenta.

– Hola…¿ quieres una chupada?- exclamó una pelirroja entre los 20 y 70 años. Es que la calle siempre deja sus estrías en la piel del jodido.

– ¿ A cuánto y por qué sólo chupada?- pregunte intentando plasmar mi indiferencia en aquellas palabras. Pero no era fácil, para nada. El verano friega a todos.

– Diez pesos o un buen matorro de hierba- dijo mientras prendía un porro. También parecía aparentar irrelevancia, pero sabía que no tenía un duro y quería pegarse una buena trabada.

– Cinco y antes de follar nos pegamos un armado decente- mencioné, concentrándome en los últimos aullidos del cigarrillo que tenía en la boca.

– Está bien- dijo, mientras se acomodaba la falda y me hacía una seña- Para allá, mi apartamento queda cerca-.

Bajamos dos calles y nos metimos por un callejón donde un hijo de puta intentó sacarme la billetera del bolsillo sin que me diese cuenta. Por suerte, la pelirroja se percató y le gritó. Al parecer eran amigos, lo digo porque los gestos de su rostro denotaban farsa.

Eres un payaso,
Maquillaje escurrido en tu rostro,
Sonrisas diluidas en alcohol,
Otro desempleado más.

Entramos. Un cuarto como cualquier otro. Un olor a vagina rancia se desparramaba por la habitación. Decidí prender un porro. Nos lo jodimos hasta el fondo, quemándonos los dedos mientras los besos corrían por aquellos labios cortados y sangrantes. El olor a nicotina fue el aderezo de nuestras bocas, y los gemidos ásperos de la pelirroja ambientaban aquella guitarra desafinada de un Mustaine algo fregado por las drogas.

El golpeteo de nuestros cuerpos era el redoblante de una lejana Hangar 18, y tan sólo queríamos ser la guitarra de Marty Friedman en los putos solos.

Impossible to break these walls
For you see the steel is much too strong

El sudor nos recorría y de repente vi como aquellos dedos pequeños se zambullían más allá de la bragueta, luchando contra unos calzoncillos que parecían ser la cárcel de una canción de los Ramones. Ambos sabíamos que no habría demasiada resistencia y que a la larga romperíamos las leyes de una situación que se nos había salido de las manos. Eso si, nunca de mi miembro.

– Pon Breaking the law, ¡carajo!- grité entre gemidos, intentando mantener el tono sexy a lo Brad Pitt.

– ¿Qué? ¿ no te gusta Megadeth?- Respondió aquella, intentando acomodar mi pene en su vagina.

– Si, pero que quiero romper…-

– Romper, ¿ qué mierda?, siente la guitarra, déjate llevar, que ya estás tieso- dijo masturbándome cada vez con más fuerza.

– Que si, pero no es eso. Mierda, ¡quiero ROMPERTE el culo!- grité sintiendo como la fuerza se concentraba en mi ariete.

– ¡ Hazlo, hazlo hijo de perra!- exclamó mientras ensartaba mi ariete en su vagina.

– Pon Breaking the law, Judas Priest, lo necesito, mierda.-.

– Es la siguiente, pero mételo despacio…¡ay!, mierda, ¡despacio!-.

Nuestros cuerpos eran los dos extremos de un acordeón que se desafinaba con la contracción del fuelle. El solo de guitarra de Mustaine en Cemetery Gates. Habíamos dejado el Hangar para someternos a la Isla del Demonio. Ambos sabíamos que era preferible una paja en ese instante.

– Pero cálmate…despacio, ¡ay!, ¡cálmate malparido!- gimió la pelirroja mientras masturbaba las inmediaciones de su sexo.

– Sí…pero es que no estás lubricada, me raspa..¡Ajj!-.

Intentamos acomodarnos. Las poses eran tan sólo un argumento más para retrasar lo inevitable. El último aullido de esperanza de una cama que necesitaba dos orgasmos.

El diario de Ana,
El orgasmo de Frank,
Otro libro más,
Un pretexto para no querer follar.

– Sácalo y lárgate,  ¡marica!- palabras que se pierden en la ira de un ego herido.

– ¡Ahhh…ahí te va perra!-.

Era el momento. Ya nada podría detenerme. Eramos una perra y yo escuchando Judas Priest mientras la esperma buscaba escapar de mi falo como la metralleta S del Contra de Super Nintento. Allí estaba Bill intentando destruir aquel alien viscoso que exhalaba vahos de aire infectado. Sujeté su rostro, nada podía detener la descarga.

Ahh/Plaj/ Ohh/Ohh/Siiiii…/ El sonido del Niágara al caer sobre las piedras.

There i was completely wasting, out of work and down
all inside it’s so frustrating as i drift from town to town

– No… ¡NO!, ¡ MIERDA, EL MAQUILLAJE!- gritó Salma Hayek en el Spá.

– Por puta, JAJAJAJAJAJA- Dijo Bill al ver los créditos del final.

– ¡HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA LÁRGATE!- gimió en sollozos una pelirroja de 20 años que  crecían exponencialmente con el maquillaje disuelto en la esperma.

Me largué, no sin antes orinarme en su puerta. Sabía que no volveríamos a vernos, que aquel parque ya no era un lugar para ambos. No fue nuestra culpa, tal vez nos faltó tiempo. “Todo fue rápido” me repetí a mi mismo, descendiendo por aquellas calles. La garganta me dolía y el sabor a nicotina que desprendían mis labios me había devuelto a la cotidiana calma. ” Necesito un cigarrillo”, pensé al sentarme en una banca de aquel parque.