Al viejo Hank.

Hank, hermano
Si te viera te invitaría a follar
Te pagaría una puta, madame entre su gente
Con el mundo entre los ojos
Cabellos bañados de cemento
Curvas elegantes, refinadas por el alcohol
Un buen culo, piernas fuertes
Rostro incinerado
Sonrisa de humano.

Me gastaría el dinero que no tengo
En comprar una botella
Fuera de vino, vodka, aguardiente o sólo cerveza
Dejaría los sorbos para poder escuchar
A aquel que de las calles supo recitar
Que hizo de la vida un poema
De la mierda un orgasmo
De la bebida una necesidad.

A aquel que se dio cuenta que el mundo
no es un sitio para respirar.

Poema dedicado al viejo Hank. Bukowski sí supo llegar más allá. Pensando en que yo nunca le lograría simpatizar.

Advertisements