Tras las canecas duerme la mierda…

Pum Pum, alguien golpea las canecas
Riega la basura, su saliva contorsionada entre mierda
Y las lágrimas se escurren amargas
En el instante en que la rabia se atraganta
Y de la garganta brota caos tras la sinfonía de las palabras
Tras fonemas perdidos, intranquilidad que barre el mar
Meciendo perdidas botellas de ira coagulada.

Traj, Traj, Alguien quiere matar
Desean verme caer, perderme en los orinales de mis ansias
Que bañan los días precarios, sin gracia
En los que me sumerjo tras la cerveza
Como si no tuviera ya un suelo, otro cimiento
Sobre el cual caer de lleno, escurrir la sangre que ya no desea el cuerpo
Al que huye, al que tanto asco produce
Y yo sólo sé que:

No podrán, es difícil ver a los muertos llorar
No lo lograrán, da rabia encontrarse con sí mismo cuando se es alguien más
No llegarán, complicado es encontrar el camino entre luces que ocultan la realidad
No será, ya no queda mucho que lamentar
No queda más que un antifaz que muta con la temporada
Un camaleón más, que tembloroso se refugia 
Que cobarde en su infelicidad
Masturba su seguridad.

¡Traigan otro trago! ¡Ebrio no hay nadie que me dé la cara!
¡Los fantasmas ya se fueron! ¡Los fantasmas que aún veo y ya no temo!
Son todos: calles, personas, objetos, memorias
Sólo mierda que cagar
Otro vómito más que celebrar
Otro día más para llorar con sonrisa trasnochada
Placebo para el cuerpo
Desprecio para el alma
Que igual no vale, se regala barata

Que igual no vale… es sólo carne magullada.

Gracias a Velpister Peter Jensen, porque yo también tengo varios fantasmas en mi multitud…Para visitar su blog:http://velpisterpinturas.blogspot.com/p/fantasmas-de-mi-multitud.html

Advertisements

Precario poema sobre la risa.

“Sonreír para joderme a las penas
Para burlarme del mundo que enferma
Para sentirme un poco menos mierda y para ser  cabrón” Konsumo Respeto.

Sonríe hasta que estés sobrio
Hasta que te crujan los dientes
Y se desfonde la garganta
Sonríe hasta que el licor parezca una mentira
Y el mundo adquiera otro color.

Sonríe hasta que estés sobrio
Hasta que olvides los males, las penas,
El mundo con toda su mierda
Sonríe hasta que dejes de sentirte cojo
Y tus pies no fallezcan ante el choque con el asfalto.

Sonríe hasta que estés sobrio
Cuando ya todo el mundo está dormido
Y eres el único loco, malherido
Que desfonda las botellas
Y se ríe de su trabajo, de su mujer, de su vida poco sincera.

Alcemos una voz en alto
Riamos hasta que la saliva se cuele seca
Tras los dientes, hasta que el aliento sea rancio
Y todo el mundo nos mire como unos despojos
Porque estamos tristes
Pero aún nos quedan instantes
De rebeldía, de redención
Sonríe como si no estuvieses en la calle
Que allí sólo hay máquinas, es tierra de nadie.