El grito.

He perdido las ganas
De ver las rosas
Sonreír ante las espinas
Perderme en los pliegues
Arrastrar una caricia.

Me he visto quebrado
Demasiados visos
Ojos apesadumbrados
En el asfalto de nadie
Los niños mueren en llanto
Y la gente se tropieza
Inertes, sin conciencia.

Todos caminan rápido
Extraviados, apesadumbrados
Con rostros enjuagados
De sudor, exhalaciones y rezagos
Una humanidad en constante desarraigo
Mientras los carros aúllan
Y los faros titilan
Titubeantes
Perdidos en la tierra de nadie.

Y con cada paso
Gritos se encogen en la garganta
Nudos condensados en ira
Esperando el caos para ser desatados
Refugiados tras la cobardía
En otro ente con una vida jodida
Que aún no puede vislumbrar
Romper sus ojos
Quebrar el cristal
Dejar el miedo
Traspasar el diván

Ser quienes somos
Cortar el puto antifaz
Los días están contados
Y al conteo estamos condenados

Del grito un hallazgo
Rebeldía para pasar el rato.