Feliz (al tenerme cerca)

edvard-munch-five-puppies-on-the-carpet-1919

“Quiero ser feliz. Brutalmente feliz.
Como un ser humano” Roberto Arlt.

Feliz,
Brutalmente feliz,
Como si de cualquier ser humano
Se tratase,
Como si las luces serpentearan el cielo
Y mi sombra fuese fuego,
En busca de mí.

Feliz,
Bestialmente feliz,
Como los perros en la noche
Acurrucados en sus sábanas,
Ladrando a la vida como si de
Seres humanos se tratase.

Feliz,
Como el recuerdo de medianoche,
A la espero del niño que deambula
Por la calle soleada,
Huyéndole al tiempo,
Posponiendo el deber.

Y toda esa vida, todo ese tiempo,
Toda la calma de la hierba amarilla
Incinerando los prados,
De cara al viento,
De frente al dolor,
Me recuerda la alegría
Que no tengo,
Que no habito,
Que otros conocen y
Comparten,
Como si de seres humanos se tratase.

Por eso vivo con los dientes puestos
Sobre mi propia carne,
Con el azadón incrustado
En mi propia tierra,
Sembrando sangre en el cielo
Para que lluevan estrellas,

Esperando a vivir,
Siendo feliz,
Brutalmente,
Inocentemente,
Como el perro que gime
Y bate la cola,
Al tener miedo,
Al sentirse vivo,
Al tenerme cerca.

Amistoso desvarío

matisse-la-danza1910

Todo lo que pienso contar
Es la ficción de los ojos.
Lo que ellos vieron
Cuando ya no veía
Lo que ellos dijeron,
Cuando no podían hablar.

Eso es lo que pienso contar.

En medio de todos
Con las copas en las manos
Con la risa estrujándose en las vísceras
Con las estrellas al fondo
En el tejado del edificio.

Todos hablábamos
De lo que había sido,
De lo que sería.

Hablábamos rápido, dándonos la mano
Chocando los puños
Mandando tragos, ensangrentados
Así el anís permaneciera incoloro.

Bebíamos,
Bebíamos con la tranquilidad que da la cercanía
Con eso que se pierde y renace, a cada tiempo,
A cada momento, cuando se tiene el espacio.

Ese espacio lejos de vacío
Ese espacio en el que éramos todos
Habíamos sido “todo”
En algún momento
Para todo momento.

Y entonces, de vez en cuando, alguien hacía un brindis
Retozaban las copas plásticas
Se caía un poco de licor,
Se iba por el sifón
Como los días que quedan
Como el tiempo, que, en algún momento, pasó.

A los lados las luces, la ciudad que dormía,
O que moría despierta.
Cerca la gente, esa poca gente que vale más
Que merece disfrutar mientras estén.

Soy ese que se emborracha
Para luego escribir.
Soy ese que narra lo que otros capturan en una foto.
Soy ese que termina por beberse las amistades
Por saludar al fondo
Por sonreír de frente.

Soy ese, que, puede que al final
Los recuerde a todos ustedes,
Así sea en estas letras
Que la vida se encargará de extraviar.

Soy ese que dibuja perros con las estrellas titilantes
El mismo que extrae sonrisas a costa de su vida,
Ese que cuenta las luces para  recordar la noche
El mismo que termina por llorar, al final.

Algún día.

Me conformo con esto
Que no es mucho.

Me conformo por concederles la volátil inmortalidad
La superflua calma ancestral
En esta cárcel de letras.

Me levanto. Abro la nevera. Escribo palabras con un hielo
Que luego tiraré al vaso. Lo beberé. Abriré los ojos.

Los tendré abiertos.

Escribiré algo, puede que esto. Me acostaré a dormir.

Me vuelvo a levantar. Vivir, algunas veces,
Es enfrentarse a las imágenes,
Verse a sí mismo
En un amistoso desvarío
Contra todos
Por todos
Frente a todos.

Sigo siendo ese que le canta a las avenidas lo que otros enseñaron a callar.
Sigo siendo, eso sí, el mismo.

Cuando todo vuelve a empezar, y ya no hay vodka
Ni anís
Ni gente
Con quien brindar.

Brindo por eso.
Vuelvo a empezar.

Eso que llamo hogar.

Motley-Crue-Home-Sweet-Home-330486

Estoy aquí
Con Motley Crüe
De fondo
Viendo las estrellas
Viendo la vida
Pasar ante los ojos.

El cielo está
Rojo
Tanto que
Pareciera sangrar
Y eso es lo que
Hacen los vivos
Los que beben un trago
Y escuchan
Motley Crüe
Cuando todos
Duermen.

La ciudad muere
Pero aún así
Algunos gritamos
Escupimos
Sangramos
Celebramos
Que la mierda no tiene
Sentido
Ni lugar
Pero que sigue.

Vivir es sangrar
Y llorar
Cuando se está feliz
Vivir es perder
Y recordar
Para luego
Vengar
Lo que no fue
Lo que debe ser.

Y por eso
Escucho Motley
Y pienso en mi casa
Varios kilómetros
Al sur
En el prado amarillo
En los arrozales
En el Doble Anís
En mis perros
En las mujeres
Buenos culos
Hermosas tetas
Y en las calles
En las que bebí,
Bebo
Y pienso
Morir
En etílica
Ensoñación.

Recuerdo al Peludo
A Romero
Al Pastuso
Fabio
Vanegas
La gente
Con la que
Crecí
Y viví
Lo que aún sigue:

Y es que no soy
Feliz
Ni estoy
Tranquilo
Pero la casa,
Neiva
Tiene eso
Que pareciera diluir
La frialdad
Del alma
Que en las noches
Estalla
Y quiere
Avanzar
Hacia el otro lugar.

Ese del que muchos
Hablan
Pero que nadie conoce
Bien.

Y aquí estoy
Escuchando Motley Crüe
Home Sweet home
En mi camino
Trastabillando
Pero de pie
Siempre de pie
Y viendo las luces
De la ciudad
Las que no tiene
Bogotá
Las que sus nubes
Ocultan
Y nunca se verán.

Y yo que les digo
No soy feliz
Tampoco estoy
Tranquilo
Pero es esta mierda
La que sigue
Y mientras tenga
La casa
Los perros
Los amigos
Mujeres
Con bellas tetas
Y grandes culos
Estaré allí

Desviando las balas
Escapándome
De las miradas
Encerrado
Tras las persianas.

Escribiendo.
Escribiendo.
Dos pajas.
Sigo
Escribiendo
Con la botella
Estallando
En mi garganta.

Y esta risa
Que no es
Alegría
Pero si
Alivio
Para seguir
En el camino.