Nunca de vuelta

pennsylvania-coal-town

“Nunca puedes volver atrás”
Lo pienso mientras escribo,
Mientras siento el calor
Golpear derecho la ventana
y Algún pájaro tartamudea en las cercanías.

Lo sé.
“No se puede volver atrás”.
Lo pienso mientras el silencio
Se hace soledad,
Y el dolor se apacigua
Hasta quedarse en un murmullo.

No se puede volver atrás.
Ni volviendo sobre los pasos
Ni retornando a los días vividos
Todo está demasiado cambiado
Todo tiende a doler
A ensartar el puñal.

No he podido volver atrás
Y la soledad guía las palabras
y el ventilador golpea a la noche
Mientras la mirada se pierde,
Mientras no se quiere
Pensar demasiado.

No he podido volver atrás
Y me pesa el día
Y los días
Y la vida
Que no he logrado.

No se puede volver…
Pero se está permanentemente
Regresando.
Para saber que se ha ido
Para saber que no hay un norte
Ni un sur,
Y que se deambula entre calle y calle
Entre silencio y ruido
Sin estar perdido.

No he vuelto
Pero siento el temblor en cada paso
Y en la noche
Los pájaros lloran
Y el ventilador
Arrulla el silencio.

Y todo pasa:
El dolor, la vida,
El cariño, el desprecio,
El hombre
Y sus carencias,
Mientras gimen las palabras
Y todo empieza a caer.

Entre sueño y vida

Featured image

Sueño que he vivido una vida
Lo sueño tanto que empiezo a cansarme.
Sueño, por ejemplo, que son las dos de la mañana
Dos y cuarto, para ser exactos,
Sueño que he esperado a alguien
Que ese alguien nunca ha llegado.

Sueño que han pasado los días
Sueño que me he detenido en algún punto
Sueño que he volteado a mirar
A mis espaldas,
No he visto a nadie,
Sólo a mí mismo
Esperando…
Esperando…
A que algo pase,
Y nada nunca
Termina de pasar.

Ahora, mientras sueño y vivo por igual
Un teléfono suena en algún apartamento
Lo siento perforar las paredes de mi cuarto
Lo siento hasta que sangra
Y nadie más puede oírlo.
Lo sé,
Lo sé porque nadie más lo está viviendo
Algo me lo dice.
Me estaré volviendo imbécil
Entre sueño y vida.

Ahora, mientras vivo y sueño entre quejidos
Una pareja se mira en el espejo
Lo sé, de nuevo, nadie tiene porqué
Decírmelo.

Son las dos de la mañana
Y mientras sueño
Siento que los días
Escurren sus cimientos.
Luego vuelvo a enterrarlo todo
Y narro pequeñas historias
Entre la almohada y el techo.

Y luego recuerdo
Que he soñado una vida
Y nunca he vivido un sueño.
A pesar de estar viviendo
Siempre
Entre pasos indecisos,
Entre pasos que danzan
A merced del camino,
Me he visto soñando…
Para no caer dormido.

Para no tener que repetírmelo
Justo antes del cansancio.