Amistoso desvarío


matisse-la-danza1910

Todo lo que pienso contar
Es la ficción de los ojos.
Lo que ellos vieron
Cuando ya no veía
Lo que ellos dijeron,
Cuando no podían hablar.

Eso es lo que pienso contar.

En medio de todos
Con las copas en las manos
Con la risa estrujándose en las vísceras
Con las estrellas al fondo
En el tejado del edificio.

Todos hablábamos
De lo que había sido,
De lo que sería.

Hablábamos rápido, dándonos la mano
Chocando los puños
Mandando tragos, ensangrentados
Así el anís permaneciera incoloro.

Bebíamos,
Bebíamos con la tranquilidad que da la cercanía
Con eso que se pierde y renace, a cada tiempo,
A cada momento, cuando se tiene el espacio.

Ese espacio lejos de vacío
Ese espacio en el que éramos todos
Habíamos sido “todo”
En algún momento
Para todo momento.

Y entonces, de vez en cuando, alguien hacía un brindis
Retozaban las copas plásticas
Se caía un poco de licor,
Se iba por el sifón
Como los días que quedan
Como el tiempo, que, en algún momento, pasó.

A los lados las luces, la ciudad que dormía,
O que moría despierta.
Cerca la gente, esa poca gente que vale más
Que merece disfrutar mientras estén.

Soy ese que se emborracha
Para luego escribir.
Soy ese que narra lo que otros capturan en una foto.
Soy ese que termina por beberse las amistades
Por saludar al fondo
Por sonreír de frente.

Soy ese, que, puede que al final
Los recuerde a todos ustedes,
Así sea en estas letras
Que la vida se encargará de extraviar.

Soy ese que dibuja perros con las estrellas titilantes
El mismo que extrae sonrisas a costa de su vida,
Ese que cuenta las luces para  recordar la noche
El mismo que termina por llorar, al final.

Algún día.

Me conformo con esto
Que no es mucho.

Me conformo por concederles la volátil inmortalidad
La superflua calma ancestral
En esta cárcel de letras.

Me levanto. Abro la nevera. Escribo palabras con un hielo
Que luego tiraré al vaso. Lo beberé. Abriré los ojos.

Los tendré abiertos.

Escribiré algo, puede que esto. Me acostaré a dormir.

Me vuelvo a levantar. Vivir, algunas veces,
Es enfrentarse a las imágenes,
Verse a sí mismo
En un amistoso desvarío
Contra todos
Por todos
Frente a todos.

Sigo siendo ese que le canta a las avenidas lo que otros enseñaron a callar.
Sigo siendo, eso sí, el mismo.

Cuando todo vuelve a empezar, y ya no hay vodka
Ni anís
Ni gente
Con quien brindar.

Brindo por eso.
Vuelvo a empezar.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s