A mis amigos.


A mis amigos los vi reír muchas veces
Perdidos, gentiles ante la gente
Descubriéndose a  sí mismos
En el crujir de la quijada.

A mis amigos los vi odiarse muchas veces
Maldecir al mundo, ponerle la frente
Los vi joderse todos los días para no ser otro indiferente
Uno de esos a los que la mirada les cambia con la temporada
La tv, las noticias, el fútbol y su algaravía
Otro pretexto para mutar con el hallazgo de otra epifanía:

De un siglo que nació jodido y maquinizado
De unas calles que tragan gente y en el cemento ni quedan los trazos
De unos días que se rigen por los semáforos y los pitos de los policías
De una vida que se erigió destruida 
De una sociedad que nace muerta y eructa al campo de las flores marchitas
De embargos, de moda, de Nike y Adidas, Piqué, Shakira
Pura mierda en dosis comprimidas.

A mis amigos, con los que las conversaciones se surten anisadas
Y las noches se diluyen en instantes prematuros, inconexos
Aquellos héroes de la resaca
Les doy las gracias:
Por odiar los momentos corroídos
Por los pendejos de corbata y jerga estilizada
Por esos mercenarios que surten como mesías de una religión pormenorizada
En códigos, en cifras, en estadísticas en las que el hombre se percibe como mercancía
Que debe ser adjudicada,  siquiera utilizada.

Y con todo,
Nos miramos a los rostros, ocultamos los lamentos
“¿Para qué mierda seguimos? ¿Para qué imaginar un futuro de deseos muertos?”
Pienso mientras recuerdo,
Que el infierno es un rascacielos en el centro.

Poema dedicado a mis amigos, a los vivos, a Gustavo, en su recuerdo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s