Ceniza…


Amanece contigo o sin,
Más allá del cenicero vacío,
Inexistencia que sobrevive en ti,
Más allá de tu mismo fin.

La colilla está a medio quemar,
Y con ella vives a medio gemir,
No te salen gritos, ni aullidos,
De tu boca salen suspiros,
Tabaco rancio, que se te clava en los resquicios de las muelas.

Y sabes mal, porque no aprendiste a ser “de bien”,
Fuiste ceniza, que cae en la medianía,
En el límite entre lo permitido y lo aborrecido,
No eres nada, jeringa semi-abierta, un poco cerrada, totalmente atascada.

Yaces al aire como humo al cuarto,
Mueres en las imanaciones, naces en las exhalaciones,
eres el suspiro que salió del culo, fuiste la descomposición de un todo,
Que no te entiende, pero que te exige.

Te domina tu mismo no sé qué,
El sacrificio fue tu fe,
Así como la negación tu revés,
No sabes, ni pretendes, vives allí, en la cercanía de tu fin.

Renacer que no amanece,
Huele a anís, cerilla que quema el serrín,
Formol que no te duerme,
Tranquilidad que te estremece,
Vives para ya, eso que no deja pensar,
Sumido en tu pesar, Colilla que caes fuera,

Fuera de lo que es, del deber ser,
Del cenicero, incinerando piel,
Eres la antítesis del bien,
Finita y sin querer.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s